Adrían Galeano Calvo.14 junio, 2019
El OIJ venía siguiéndole la pistas a los maleantes desde hace dos meses. Foto OIJ
El OIJ venía siguiéndole la pistas a los maleantes desde hace dos meses. Foto OIJ

Un bar y unas cabinas eran la fachada que dos sujetos usaban para explotar sexualmente de un grupo de mujeres. Por esta situación ambos bichos fueron detenidos por el OIJ.

Los sospechosos son un tico de apellido Rodríguez de 38 años y un nicaragüense de apellido Gaitán de 27, quienes fueron detenidos la noche del jueves dentro de los negocios que administraban desde hace más de un año en Matapalo de Santa Cruz, Guanacaste.

La Policía Judicial venía siguiéndole los pasos a estos bichos desde hace dos meses, luego de recibir información confidencial sobre el oscuro negocio que se ocultaba detrás del bar y las cabinas.

“En la investigación se determinó que al parecer los sospechosos les permitían a mujeres vivir en las cabinas, donde recibían a hombres para prestar servicios sexuales por los cuales cobraban ¢15 mil por 30 minutos y de esta cantidad tenían que dar al menos ¢5 mil a los administradores”, indica el reporte.

Dentro del bar y las cabinas los agentes encontraron cinco mujeres, de edades entre los 28 y 38 años, cuatro de ellas eran nicaragüenses y la quinta tica.

La Policía Judicial informó que dos de las extranjeras estaban de forma ilegal en el país, por lo que se le informó de la situación a la Dirección General de Migración y Extranjería.