Adrían Galeano Calvo.25 febrero
El juicio se retrasó más de un año por una incapacidad psiquiátrica presentada por la exfiscal adjunta. Foto Alonso Tenorio
El juicio se retrasó más de un año por una incapacidad psiquiátrica presentada por la exfiscal adjunta. Foto Alonso Tenorio

El exmagistrado Celso Gamboa, el alcalde de San José, Johnny Araya, y la exfiscal adjunta Berenice Smith se sentaron en la silla caliente para enfrentar el juicio en el cual son acusados por un presunto delito de tráfico de influencias.

En apariencia, los tres se habrían puesto de acuerdo para eliminar el nombre de Araya de una causa penal.

El debate se inició la mañana de este jueves 25 de febrero y la Fiscalía presentó la acusación; Paola Madriz, representante de la Procuraduría General de la República, solicitó que los imputados le paguen al Estado una indemnización de ¢42 millones por el daño social.

Madriz detalló que Gamboa y Smith tendrían que pagar ¢15 millones cada uno, mientras que al alcalde de San José le tocaría sacar ¢12 millones, si es que llegan a ser condenados.

La Fiscalía señaló que los hechos que dieron pie a este juicio ocurrieron antes de las elecciones municipales del 2016.

En apariencia, Araya recibió ayuda de Gamboa y de Smith para borrar su nombre de una causa penal en la que aparecía como imputado por un supuesto delito de influencia contra la Hacienda Pública.

Al final ese caso fue desestimado en marzo del 2016, pero la Fiscalía fue clara al decir que ese resultado no borraba ni justificaba la supuesta falta cometida por los tres acusados.

Según el Ministerio Público, Araya obtuvo una ventaja indebida al momento de las elecciones municipales porque se presentó como un candidato que no tenía ninguna causa penal abierta y no era así.

Por su parte, los abogados de los tres acusados insistieron en que no se cometió ningún delito, señalando que la denuncia contra Araya había sido retirada y que ya se sabía que ese caso iba a ser desestimado.