Alejandra Portuguez Morales.5 enero

Nelson Camacho Vásquez, de 34 años, policía de la Fuerza Pública vio la muerte pasar de cerca luego de que un hombre le disparara y uno de los tiros le rozara la cabeza.

La agresión ocurrió en calle La Quebrada, en Bajo Los Anonos de Escazú, a la 1 de la madrugada de este domingo.

El sospechoso de dispararle es de apellido Rivera y nacionalidad nicaragüense.

De acuerdo con el informe policial el uniformado, junto con otros compañeros, estaba haciendo patrullajes en la zona cuando se percató que dos hombres medio sospechosos, estaban dentro de un carro.

Camacho se acercó junto con sus compas para verificar que estaban haciendo, pero cuando los sujetos vieron que eran policías, uno de los tipos se bajó del carro y salió corriendo.

Rivera se bajó y en apariencia sacó un arma de fuego y les disparó a los oficiales. Uno de esos balazos rozó a Camacho en el lado izquierdo de la cabeza, por lo que sus compañeros, en apariencia, respondieron al ataque con su armas.

El sospechoso recibió plomo en el pecho, en la nalga izquierda y en la pierna derecha.

El artículo 389 del Código Penal se refiere sobre la Desobediencia, el desacato e irrespeto a la autoridad este será analizado para determinar si lo aplican contra el sospechoso de acuerdo a los resultados de la investigación.
El policía de la Fuerza Pública Nelson Camacho Vásquez, de 34 años, volvió a sonreír luego de que su vida se viera en peligro. Foto: Cortesía para La Teja
El policía de la Fuerza Pública Nelson Camacho Vásquez, de 34 años, volvió a sonreír luego de que su vida se viera en peligro. Foto: Cortesía para La Teja
A todos les quitaron las armas de fuego

A Camacho y a Rivera los llevaron al hospital San Juan de Dios, pero el sospechoso quedó internado bajo custodia policial.

Cuando Rivera sea dado de alta lo llevarán junto con un informe ante el Ministerio Público, para que luego determinen su situación jurídica, a él le decomisaron un arma calibre 38.

De igual manera, a los cuatro policías que dispararon contra el sospechoso les decomisaron las pistolas.

Las autoridades judiciales aún no tienen claro qué generó la lluvia de plomo.

Antitos del mediodía de este domingo le dieron la salida a Camacho, quien está fuera de peligro.