Keyna Calderón, Rocío Sandí.16 mayo

Un policía municipal de Cartago se puso chúcaro al ver que unos oficiales del Tránsito estaban a punto de bajarle las placas a su carro.

El hecho se dio este miércoles a eso de las 9:20 de la noche y, según el oficial municipal, todo empezó por una acción de su exnovia.

Sostuvo que fue ella quien llamó para echarlo al agua chiva porque poco antes la había dejado.

Los tráficos habían recibido un reporte por medio del 911 en el cual se les informaba de un carro mal estacionado y que parecía sospechoso en las afueras del anfiteatro municipal.

Al final que carro del municipal quedó decomisado. Foto: Keyna Calderón.
Al final que carro del municipal quedó decomisado. Foto: Keyna Calderón.

Cuando los oficiales llegaron al sitio encontraron un vehículo Honda de vidrios polarizados presuntamente mal estacionado.

El tráfico Raúl Martínez dijo que al revisar descubrieron que el carro tenía atrasados el marchamo y Riteve).

El oficial dijo que el chuzo estaba solo y entonces decidieron quitarle las placas. Fue cuando apareció un policía municipal de apellido Loaiza y dijo ser el dueño del Honda.

“Él vino amenazando, diciendo cosas obscenas e indicando que el vehículo era de él, pero que no nos iba a entregar la documentación ni mucho menos le podíamos quitar el vehículo ni las placas”, afirmó Martínez.

“Le hicimos la salvedad de que estaba incumpliendo con la Ley de Tránsito y era necesario que se identificara ya que él también es autoridad municipal y debe dar el ejemplo”, agregó.

Loaiza se negó a salir de la caseta. Foto: Keyna Calderón.
Loaiza se negó a salir de la caseta. Foto: Keyna Calderón.

Mariano Alfaro, director del Tránsito de Cartago, dijo que los policías le contaron que la cosa se puso peor ya que, presuntamente, Loaiza los empujó y tiró a uno de ellos contra unas bolsas de basura así que trataron de detenerlo.

“Él (Loaiza) se echó para atrás y sacó su arma de reglamento. Mi compañero y yo procedimos a detenerlo para llevarlo a la Fiscalía pero se nos escapó. Salió corriendo y se metió a su caseta de oficial y no quiso salir”, detalló el tráfico de apellido Martínez.

“Nos comunicamos con el 911 y con la Fuerza Pública. Llegó un compañero con la plataforma, se coordinó con la fiscala de la Corte de Cartago y nos indicó que no se podía detener porque el señor se encontraba adentro (de la casetilla), por lo que procedimos a hacer la infracción con el vehículo y se llevó detenido al depósito del Cosevi”, añadió.

Martínez dijo que ellos tienen un video grabado con un celular en el que quedó registrado cuando el policía municipal les decía que los oficiales de Tránsito “solo sirven para recibir sobornos”.

El vehículo tiene el marchamo y Riteve atrasados. Foto: Keyna Calderón.
El vehículo tiene el marchamo y Riteve atrasados. Foto: Keyna Calderón.

Luego del alboroto los tráficos se retiraron. Al final solo pudieron hacer una boleta por ¢53 mil porque, en apariencia, el carro estaba obstruyendo la calle y el libre tránsito.

“No se le pudieron hacer las infracciones de marchamo y Riteve porque para eso necesitamos la cédula, la licencia y los documentos del vehículo, pero el oficial se negó a entregarlos. No sabemos si tiene licencia y si el vehículo es de él o no", añadió Martínez.

Supuesta venganza

La Teja le pidió a Loaiza su versión de los hechos, pero él dijo que no podía referirse al caso ya que la única persona autorizada para hablar del tema era su jefa.

Lo que si comentó es que todo se trató de una venganza de su exnovia, quien para desquitarse porque él la había dejado horas antes llamó al 911.

Añadió que poco después del alboroto la mujer lo llamó diciéndole que la intención de ella no era hacer un problema tan grande, solo quería que le bajaran las placas.

El uniformado también dijo que él nunca sacó su arma de reglamento cuando estaba hablando con los tráficos.

La llamada alertaba de un carro sospechoso estacionado en las afueras del Anfiteatro Municipal de Cartago. Foto: Keyna Calderón.
La llamada alertaba de un carro sospechoso estacionado en las afueras del Anfiteatro Municipal de Cartago. Foto: Keyna Calderón.

Por su parte Johanna Siles, jefa del área de seguridad de la municipalidad de Cartago, dijo que ella está haciendo una investigación que luego de recabar evidencia la entregará al departamento de recursos humanos para que ellos decidan si Loaiza recibirá algún tipo de sanción.

La mujer dijo que el municipal puso una denuncia en la Fiscalía porque asegura que los oficiales de tránsito abusaron de su autoridad en el procedimiento. Además, presentó una impugnación en el Cosevi ya que según su criterio, el no incumplió ninguna norma de Tránsito.

“En la declaración que dio Loaiza él dice que como el carro de él no estaba en circulación los oficiales no podían pedirle los documentos”, narró la funcionaria.

La Teja trató de hablar con el Alcalde de Cartago, Rolando Rodríguez, para pedirle un criterio sobre el caso, pero en prensa dijeron que la única que daría declaraciones sobre el hecho era la encargada de seguridad.

Mariano Alfaro, jefe de Tránsito de Cartago: “Estamos pidiendo la grabación de la cámara de la patrulla para corroborar la información de los oficiales que atendieron el incidente”.