Adrían Galeano Calvo.10 enero
Kimberly siempre soñó con ser policía. Foto cortesía Nohelia Suárez.
Kimberly siempre soñó con ser policía. Foto cortesía Nohelia Suárez.

La oficial de Fuerza Pública Kimberly Suárez Narváez, quien recibió un disparó en la cabeza este sábado, está luchando por su vida por segunda vez, pues la primera batalla, la cual ganó como toda una guerrera, la tuvo cuando apenas era una bebita.

Así lo contó a La Teja doña Analía Narváez, mamá de la joven, quien describió a su hija de 23 años como una mujer muy fuerte que nunca da una pelea por perdida, por eso tiene toda la fe de que ella va a superar esta nueva prueba.

“En la familia hablábamos que mi hija de verdad es una campeona y una guerrera porque cuando ella tenía dos meses de nacida estuvo en cuidados intensivos porque tuvo un cuadro alérgico a la vacuna que le pusieron contra la tosferina, que es la que le ponen a todos los bebés a esa edad.

En ese momento mi chiquita se debatió entre la vida y la muerte, pero Dios hizo un milagro y me la devolvió, ahora confío en que ocurra lo mismo”, dijo Narváez.

Kimberly, quien tiene 2 años y 9 meses de trabajar para la Fuerza Pública, está internada en el hospital México desde la tarde de este sábado, luego de que un hombre apellidado Ruiz, en apariencia, le disparó en la cabeza. El hecho ocurrió en la urbanización Siglo XXI en San Joaquín de Flores, cuando ella y dos compañeros fueron a atender un caso de violencia doméstica.

“Lo que más necesitamos es apoyo y muchas oraciones, les pido que oren por mi chiquita para que ella se recupere”, dijo Analía Suárez, mamá de la oficial.

Las autoridades informaron que la oficial se encuentra en condición estable, pero con pronóstico reservado, pues presentaba inflamación en la cabeza, la cual ha ido bajando. Los médicos ahora están esperando algún avance para llevarla al Hospital del Trauma, en La Uruca.

Ruiz, de 27 años, le habría disparado a la oficial con el arma que le quitó a otro policía. Foto MSP.
Ruiz, de 27 años, le habría disparado a la oficial con el arma que le quitó a otro policía. Foto MSP.
Soñaba con ser policía

Aunque el trabajo de policía fue el que puso a Kimberly en esta difícil situación, doña Analía contó que ella siempre soñó con ponerse el uniforme de la Fuerza Pública.

“Siempre soñó con ser policía, desde chiquitita me lo decía, creo que más que todo porque en la familia hay varios policías, una de mis sobrinas y el esposo, y varios familiares. Ya ella traía eso en la sangre.

“¿Qué madre no apoya a sus hijos? Siempre la apoyamos en eso (ser policía), el temor siempre existió, pero uno como madre siempre apoya a sus hijos para que cumplan sus sueños”, contó.

Mamá de gran corazón

Además de ser una policía ejemplar, Kimberly fue descrita por su mamá como una mujer con un corazón de oro, que siempre estaba dispuesta a ayudar a los demás, tanto dentro como fuera de su trabajo.

“Es una hija espectacular, servicial, ella le hace favores a quien se los pidiera sin discriminar a nadie, hasta a un indigente, mi chiquita se quitaba hasta la comida con tal de ayudar a los demás”.

Nohelia Suárez, cuñada de Kimberly, también dijo que ella es una mamá digna de admiración, porque aunque su trabajo requiere de mucho tiempo, ella siempre está al tanto de su hija, de 8 años, a quien chinea a más no poder.

“Ella es una gran mujer, es de admirar, es muy trabajadora, humilde y una madre entregada a su hija, es un amor de persona, no se mete con nadie y le gusta ayudar a los demás”, dijo Suárez.

Las autoridades informaron que el sospechoso apellidado Ruíz, de 27 años, contaba con medidas de alejamiento solicitadas por su expareja de apellido Montoya. Además trascendió que ese caso era catalogado de alto riesgo, por lo que la Fuerza Pública solía patrullar cerca de la casa de la mujer.
La familia del novio de Kimberly también esta orando para que ella se recupere. Foto cortesía Nohelia Suárez.
La familia del novio de Kimberly también esta orando para que ella se recupere. Foto cortesía Nohelia Suárez.
“Es una gran mujer, de ella no hay nada malo que decir y su hija es otra que se roba el corazón de cualquiera por su cariño y humildad”, dijo Nohelia Suárez, cuñada de Kimberly.
Planes de boda

Nohelia contó que Kimberly y su hermano, quien también es oficial de la Fuerza Pública, cumplieron hace poco un año de haberse comprometido, y ya tenían planes de boda.

“Ellos tenían planeado casarse desde el 22 de diciembre del año pasado, pero se les presentó un inconveniente personal, entonces ya tenían todo planeado para este año, para hacerlo lo antes posible”, añadió.

Doña Analía dijo que ella también conocía de los planes de boda y estaba muy feliz por su hija, pues ella también soñaba con ese momento de llegar al altar.

“Ellos estaban esperando que pasara esto del covid, de hecho estaban todos contentos por la llegada de la vacuna, porque ya se iban a poder casar por la iglesia y hacer la fiesta que tanto soñaban”, dijo Narváez.

Suárez contó que su hermano es muy fuerte, pero sí está afectado por lo sucedido, por lo que su familia lo está apoyando mucho y junto los seres queridos de Kimberly están haciendo oración para que la joven supere esta prueba tan difícil.