Silvia Coto, Keyna Calderón.26 enero
En el camión iban 5000 unidades de licor. Foto: Keyna Calderón
En el camión iban 5000 unidades de licor. Foto: Keyna Calderón

Varios oficiales protagonizaron este sábado una persecución en la que se vieron forzados a dispararle a las llantas del camión al que le montaron la perseguidora para que el conductor se detuviera.

El jefe de la Policía en Cartago, Erick Calderón, explicó que ellos realizaban un retén en el sector de San Isidro de El Guarco en Cartago cuando los oficiales le hicieron señas al chofer del camión para que se detuviera, pero este más bien hundió el pie en el acelerador y escapó a toda prisa con rumbo a El Empalme.

De inmediato, los oficiales pidieron la colaboración de otras patrullas e iniciaron una persecución de unos 16 kilómetros.

“El conductor empezó a manejar de manera temeraria, poniendo en peligro a los conductores que conducían en la Interamericana", dijo Calderón.

El conductor al ver a los polis aceleró y recorrió 16 kilómetros. Foto: Keyna Calderón
El conductor al ver a los polis aceleró y recorrió 16 kilómetros. Foto: Keyna Calderón

Cuando el conductor del camión estaba próximo a llegar a otro retén que montaron otros oficiales tras recibir la alerta, le dispararon a las llantas del chunchón para obligar al conductor a a detenerse en el sector conocido como La Ventolera.

Calderón explicó que detuvieron a dos hombres y que dentro del camión encontraron 5.000 botellas con licor, entre los que había birras, whisky, ron, y bebidas alcohólicas de marcas conocidos. Según dijo el jefe policial, los sospechosos tienen antecedentes por trasiego de licores.

La Policía de Control Fiscal quedó a cargo del guaro decomisado, además los sospechosos son de apellidos Cordero y Martínez.