Rocío Sandí.31 marzo

Los oficiales de la Fuerza Pública tuvieron que cerrar a la fuerza una iglesia y un gimnasio que estaban operando pese a las medidas sanitarias dictadas por el Ministerio de Salud debido a la pandemia del coronavirus.

El Ministerio de Seguridad informó este martes que una persona llamó el lunes al 911 para reportar que en una iglesia, localizada en Pérez Zeledón, había un grupo de personas en un rito en el que hasta tenían música.

Cuando los oficiales llegaron al gimnasio, había personas ejercitándose. Foto: MSP
Cuando los oficiales llegaron al gimnasio, había personas ejercitándose. Foto: MSP

Edwin Miranda, director regional de la Fuerza Pública en la zona, dijo que cuando los uniformados llegaron corroboraron la información y encontraron en el interior de la iglesia a trece personas que estaban haciendo una grabación. Los oficiales le pidieron a las personas que salieran y clausuraron el lugar para evitar que se dieran más reuniones.

Además, en ese mismo cantón josefino, las autoridades encontraron un gimnasio que estaba operando, pese que el Gobierno ordenó que ese tipo de locales cerraran para evitar contagios de COVID-19.

En ese lugar también se encontraron personas a quienes tuvieron que desalojar para que los oficiales lo clausuraran.

Las autoridades hacen un llamado a la población para que acaten las medidas dadas por Salud de lavarse constantemente las manos, estornudar y toser usando el protocolo, no asistir a ningún tipo de actividad en la que se den aglomeraciones, no transitar en ningún tipo de vehículo después de las 10 de la noche de lunes a jueves y después de las 8 de la noche los viernes, sábados y domingos. Lo mejor es quedarse en casa.