Rocío Sandí.12 febrero

Una bebita llamada Zoe fue recibida en el mundo por dos "ángeles azules" que fueron los primeros en responder al llamado de auxilio de la mamá.

Se trata de los oficiales de la Fuerza Pública Higinio Torres y Alicia Hidalgo, quienes el sábado pasado ayudaron a Jessica Quirós, quien había llamado al 911 diciendo que había entrado en labor de parto y necesitaba ayuda porque estaba sola en la casa.

El hecho se dio a las 2 de la tarde en La Cataluña, en Vázquez de Coronado.

La bebita nació muy saludable y lloró con fuerza. Foto: MSP
La bebita nació muy saludable y lloró con fuerza. Foto: MSP

Alicia cuenta que desde que entró a la casa de la mujer sintió una gran emoción.

“Nunca sentí miedo, solo emoción. Yo tengo dos hijos y por supuesto que recordé cuando ellos nacieron y sabía que era un momento muy importante para la muchacha que nos llamó”, contó la oficial.

Añade que ella y el compañero policía se sorprendieron mucho al llegar, ya que cuando entraron la bebé ya había empezado a nacer.

“La mamá nos dijo que sintió ganas de ir al baño y ahí rompió fuente, después de eso sintió ganas de pujar y por eso llamó al 911.

“Cuando llegamos ella estaba acostada en una cama y ya a la bebé ya se le veía la cabecita. En cuestión de dos minutos recibimos a la chiquita”, recordó la uniformada.

Mientras daba a luz, la mamá les preguntaba a los oficiales cómo estaba su chiquita y ellos la alentaban diciéndole que estaba bien y que pronto podría abrazarla.

La mamá de la chiquita le supo de nombre Zoe. Foto: MSP
La mamá de la chiquita le supo de nombre Zoe. Foto: MSP

“Cuando nació se la pusimos a la mamá en el pecho y eso la tranquilizó; como a los cinco minutos llegó un paramédico de la Cruz Roja y él las revisó a las dos y dijo que estaban bien. La niña lloró solita y se veía fuerte y sana. Me permitieron cortarle el cordón umbilical y eso para mí fue todo un honor”, aseguró la policía.

Después el cruzrojista le dijo a la mamá que debía expulsar la placenta y después los oficiales le ayudaron a la mamá a asearse.

Hermanito asustado

Muy cerca de donde estaba naciendo la pequeña, un hermanito de ella, de dos añitos, estaba profundamente dormido; sin embargo, el tumulto y el llanto de la recién nacida lo despertaron.

“Yo estaba ayudando a la mamá a limpiarse y el chiquito se levantó muy asustado, pero nosotros le dijimos que tranquilo, que acababa de nacer la hermanita y cuando la mamá le empezó a hablar, él se fue calmando”, recuerda Alicia.

Luego del parto la mamá y la niña fueron llevadas al hospital Calderón Guardia. Foto: Diana Méndez / Fines Ilustrativos.
Luego del parto la mamá y la niña fueron llevadas al hospital Calderón Guardia. Foto: Diana Méndez / Fines Ilustrativos.

Después del nacimiento la oficial le pidió permiso a la mamá de la niña para tomarse una foto con ella.

“Jessica me dijo que me tomara todas las fotos que quisiera con la hija porque nosotros la habíamos ayudado en el parto y ella se sentía muy agradecida por eso.

“Luego del parto la Cruz Roja llevó la mamá y a la pequeña al hospital Calderón Guardia para hacerles una revisión más profunda, pero el domingo ambas salieron y estaban de lo más bien.

“Hoy en la tarde (lunes) fui a visitarlas y las dos estaban superbien y eso me llena de alegría, ayudar en el nacimiento de la bebé fue algo impresionante”, dijo Alicia, quien tiene once años de ser oficial de la Fuerza Pública, pero esta es la primera vez que le toca ayudar en un parto.