Alejandra Portuguez Morales.4 julio

A pesar de que las autoridades de Salud le insiste a la población de no aglomerarse, evitar las fiestas y respetar sus burbujas sociales, aún hay muchos cabezones que se siguen exponiendo al contagio del COVID-19.

La Fuerza Pública frenó este viernes dos fiestas en Pavas; la primera fue a las 11 de la noche en Lomas del Río, dentro de una casa tenían un escándalo por un cumpleaños y fue necesario que los policías conversaron con el dueño para frenar el festín.

Cinco minutos después, los uniformados fueron a otra vivienda, esta vez en Villa Esperanza, de Pavas, pues mantenían una reunión familiar con varios integrantes, situación que las autoridades han pedido no realizarlas; han insistido que las burbujas son los esposos e hijos.

La Fuerza Pública frenó este viernes 3 de julio dos fiestas en Pavas y el jueves otras dos en San Antonio de Coronado. Foto: MSP
La Fuerza Pública frenó este viernes 3 de julio dos fiestas en Pavas y el jueves otras dos en San Antonio de Coronado. Foto: MSP

Esta problemática parece no acabar, ya que también en San Antonio de Coronado, San José, cerraron dos negocios por no respetar las medidas sanitarias y mantener mucha gente en sus establecimientos. Estas situaciones ocurrieron este jueves 2 de julio, a las 11 de la noche.

La Fuerza Pública de Coronado confirmó que sacaron a varias personas que permanecían en el bar La Garantía y también de la soda Sharon’s.

20 mil llamadas al mes y a nivel nacional recibe el 911 de denuncias por irrespeto de medidas sanitarias.

Las estadísticas del sistema de emergencias y de la Fuerza Pública demuestran que los habitantes del cantón central de San José son los que más dificultan la batalla contra la pandemia, ya que es de donde se reciben más denuncias por fiestas, Pavas y San Sebastián son los de mayor problemática y ambos están en alerta naranja.

Si usted se entera de alguna fiesta avise a las autoridades por medio del 9-1-1.