Silvia Coto.16 abril
Los oficiales fueron heridos cuando le pidieron al sospechosos los papeles del arma. Foto: Cortesía
Los oficiales fueron heridos cuando le pidieron al sospechosos los papeles del arma. Foto: Cortesía

Los oficiales de la Fuerza Pública que bretean en Guanacaste están en cadena de oración por la salud de su compañero Douglas Gerardo Mora, quien está grave en el hospital Enrique Baltonado Briceño de Liberia.

Mora y otro policía fueron heridos de bala el pasado 11 de abril.

El Ministerio de Seguridad Pública confirmó, por medio de la oficina de prensa, que Mora, de 38 años, sigue delicado pero estable. Él recibió un balazo en el tórax pese a que, según sus jefes, él utilizaba chaleco de protección.

El oficial resultó herido después de que lo mandaron, con otros dos compañeros, a atender un reporte en el que les indicaban que un hombre estaba encañonando a varias personas en una propiedad.

Cuando llegaron a la finca en Pijije de Bagaces, le pidieron al sospechoso el permiso de portación de las armas y él los recibió a balazos.

Mora fue impactado por cuatro balas y su compañero Roberto Aguilar recibió dos plomazos.

Una compañera de ellos disparó y pegó en el muslo de un pierna al sospechoso de apellidos Stewart Postel, quien se atrincheró en su vivienda y después de varias horas, con la intervención de un negociador del OIJ, se entregó.

Stewart está descontando prisión preventiva, además le decomisaron 39 armas en su vivienda.

El policía está grave pero estable. Foto: LT
El policía está grave pero estable. Foto: LT

“Él trabaja en la delegación de Bagaces, es un buen compañero, lo tenemos en oración y la gente de toda la zona también. Sabemos que lo tuvieron que intervenir y que está malito, pero confiamos que tantas oraciones permitan que él se recupere, expuso su vida por otras personas en peligro y por cumplir con su trabajo, de corazón esperamos que pronto salga de esta, sobre todo porque él tiene dos hijos pequeñitos”, dijo un oficial de apellido Solano, quién aseguró conocer a Douglas hace años.

Los compañeros del oficial le han llevado víveres a la familia.

Los parientes aseguraron vía telefónica que por le momento solo pueden decir que está malito y esperan que logre salir adelante.