Rocío Sandí.2 julio

Los policías vigilarán de cerca los lugares en los que se dieron más problemas de bloqueos, para así evitar que los transportistas vuelvan a cerrar las calles.

Así lo informó el ministro de Seguridad, Michael Soto, quien espera que pronto todo vuelva a la calma.

Los oficiales usaron gases lacrimógenos para quitar los bloqueos. Foto: Adrián Galeano.
Los oficiales usaron gases lacrimógenos para quitar los bloqueos. Foto: Adrián Galeano.

“Desde que quitamos lo bloqueos este martes en la madrugada, hemos tenido algunos puntos en los que manifestantes han intentado cerrar las calles, por ejemplo en Muelle de San Carlos, que tiraron tierra a la calle y en Pérez Zeledón, en el puente sobre el río Jilguero.

“En estos y otros lugares en lo que se acostumbran reunir las personas para bloquear las calles vamos a tener presencia policial constante hasta que la situación mejore. Quisiéramos tener policías en todos los lugares en los que se han dado bloqueos, pero no podemos dejar de lado la seguridad ciudadana, no podemos descuidarla”, detalló el ministro.

Soto aseguró que durante las madrugadas es cuando se dan más problemas de bloqueos, por lo que harán recorridos para garantizar el libre tránsito en las zonas en las que se dieron cierres.

Este martes en la madrugada, mientras las autoridades quitaban los bloqueos, tuvieron enfrentamientos con los manifestantes en Liverpool de Limón y los de Pérez Zeledón, que estaban en el puente sobre el río Jilguero, incluso ahí los uniformados detuvieron a nueve personas, siete adultos y dos menores.

Para eso usaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes ya que ellos no quisieron quitar los bloqueos por la buenas.