Adrían Galeano Calvo.22 febrero
Román es recordado como un joven servicial y que amaba la vida con todas sus fuerza. Foto tomada de Facebook.
Román es recordado como un joven servicial y que amaba la vida con todas sus fuerza. Foto tomada de Facebook.

El sueño que tenía Román Zúñiga Avendaño de convertirse en un conocido cantante fue apagado por el balazo que unos desalmados le pegaron en el pecho para robarle la motocicleta.

El lamentable hecho ocurrió a eso de las 11:30 de la noche de este miércoles en Purral Abajo de Goicoechea, San José, 100 metros al norte del súper El Roble.

De acuerdo con el OIJ, el joven de 22 años fue atacado por varios maleantes cuando andaba haciendo un mandado en su moto Katana GP 250. Aparentemente el muchacho forcejeo con los asaltantes y esto provocó que uno de ellos le disparara.

Zúñiga murió en el lugar mientras que los delincuentes huyeron con su moto y en un carro negro.

Alejandra Zúñiga, hermana de Román, contó que la muerte de Lalo, como le decían de cariño, ha sido un golpe muy fuerte para toda su familia, sobre todo porque él era un muchacho de bien que no le hacía daño a nadie.

“Era una persona apasionada con una energía radiante, gracioso y elegante, le encantaba manejar su moto, era su forma de despejarse, de liberar sentimientos y pensamientos. De verdad quiero que su historia impacte vidas y que se haga justicia con los asesinos que le quitaron la vida de manera injusta, por un objeto material que jamás podría igualar la vida de un ser humano”, dijo la joven.

19 personas han sido asesinados en la provincia de San José en lo que va del año.
La música lo apasionaba

La joven contó que el sueño que Román tuvo durante toda su vida era el de convertirse en un gran cantante, por eso ya había dado sus primeros pasos bajo el nombre artístico Roswell.

“La pasión de mi hermano siempre fue la música, desde muy pequeño. Sus géneros favoritos fueron rap, hip hop y le gustaban artistas como Drake, Eminem y 50 Cent. Su sueño más grande era cantar y hasta escribía sus canciones, incluso llegó a grabar una canción para un examor”, recordó.

Además de la música, a Román también le encantaba dibujar y pintar, por eso su hermana lo describe como un “activista del arte”. El joven también es recordado por lo mucho que le gustaba andar en patines.

“Recuerdo que un día patinó desde San José hasta puerto Caldera con un grupo de amigos durante siete horas”, mencionó.

Cumplió sueño

El año pasado, Román cumplió uno de los tantos sueños que tenía, pues luego de mucho esfuerzo finalmente se graduó como técnico en Oftalmología.

Este logro lo dio a conocer por medio de una foto en su perfil de Facebook, en la cual aparece juntos a sus papás y escribió la frase: “Más que mis padres son mi inspiración y mi ejemplo a seguir; ¡esto es por y para ustedes, los amo!”.

Actualmente Román estaba trabajando en el centro de mensajería del Hospital México, en donde ya tenía poco más de un año.

Irene Rodríguez, una de las secretarias administrativas del hospital, lo recordó como un muchacho servicial, cortés y muy responsable, quien siempre ayudaba a todos de buena gana.

“Con esa noticia uno dice ‘pucha, ¿por qué tanta delincuencia, cómo le pudieron hacer algo así a alguien tan joven y con tanto futuro?'. Siempre voy a recordar esos ojos verdes y la sonrisota que tenía”, dijo Rodríguez.

Las honras fúnebres de Román se llevarán a cabo este viernes a las 10 de la mañana en la Iglesia Don Bosco para luego pasar al cementerio Nuestra Señora de Guadalupe, en Guadalupe.