Sucesos

Primo de Sukia vio cuando él se le acercó a Allison antes de que desapareciera

Familiar observó cuando sospechoso frenó el carro a la par de la joven

Un primo del único sospechoso del asesinato de Allison Bonilla sostuvo que el día del crimen observó a Sánchez Ureña, alias Sukia, abordar a la muchacha, cuando ella se dirigía a su vivienda en la urbanización Florencio del Castillo, en Ujarrás de Paraíso.

Así lo declaró, este martes, Miguel Sánchez Sojo durante su participación como testigo en el segundo día del juicio contra Sukia por la muerte de la joven de 18 años.

Sánchez Sojo afirmó que la noche del 4 de marzo del 2020 vio claramente cuando su primo se acercó con el carro a Allison. Después de ese momento, el rastro de la víctima se perdió.

“Yo estaba en el barrio cuando me llamó un primo que se llama Luis, como a las 8:30 p.m., me llamó para decirme que si lo podía ir a recoger a las 8:40 p.m. Yo le dije que sí y cuando iba camino a donde él, (...) me topé a Allison.”

“Ella venía como agachada, como viendo el celular. Veinte metros después me topé a Sukia; él viajaba en el carro de él.

“Yo seguí y en un momento volví a ver para atrás y vi que él frenó a la par de Allison. Poco después, vuelvo a ver otra vez y veo lo mismo, pero yo seguí mi camino”, relató el hombre ante el Tribunal Penal de Cartago.

Contó que él regresó a su vivienda y se acostó a dormir, pero a la 1:30 a.m. del 5 de marzo se levantó, ya que su papá debía ir a trabajar. Fue en ese momento que tomó su celular y se percató de que Allison estaba desaparecida.

“Un primo de ella me mandó un mensaje diciendo que si no la había visto. Le dije que sí, que estaba con Sukia”, recordó Sánchez Sojo, quien después siguió durmiendo.

El testigo recordó que como a las 8 a.m. del 5 de marzo volvió a levantarse y, de inmediato, se alistó para dirigirse a la casa de la muchacha. Al llegar, según declaró, un pariente de la joven le pidió que lo acompañara a donde estaban los agentes judiciales.