Por: Adrían Galeano Calvo.  17 mayo
El OIJ madrugó a la banda con ocho allanamientos. Fotos suministradas por Andrés Garita.
El OIJ madrugó a la banda con ocho allanamientos. Fotos suministradas por Andrés Garita.

Un profe colegio decidió dejar de lado los libros de inglés y las tareas para darle un nuevo rumbo “profesional” a su vida, por eso se unió a una violenta banda dedicada a cometer asaltos, homicidios y hasta secuestros en Puntarenas.

Se trata de un hombre de apellidos Fallas Miranda, de 35 años, quien breteaba como profesor interino de inglés en el liceo José Martí, en la Perla del Pacífico y que era funcionario del Ministerio de Educación Pública desde el 2006.

El profe fue detenido por el OIJ, junto a otros seis sujetos. Se hicieron ocho allanamientos la mañana de este jueves, en las comunidades porteñas de Chacarita, El Roble y Fray Casiano.

7 bichos fueron detenidos este jueves.

Los otros detenidos fueron identificados con los apellidos Aguirre Mora, Matarrita Álvarez, García Potoy. También había dos hermanos apellidados Valdez Fallas y un exfuncionario administrativo del Ministerio de Seguridad Pública, de apellidos Boza Castillo (trabajó en la institución de 2008 al 2012).

La violencia era su marca.

Wálter Espinoza, director del OIJ, explicó que esta banda se caracteriza por ser sumamente violenta, pues se metían a las casas que iban a asaltar botando puertas al mejor estilo policial.

Dentro de esta casa, que ahora está abandonada, fue asesinado el empresario de apellido Campos. Fotos Andrés Garita/Archivo
Dentro de esta casa, que ahora está abandonada, fue asesinado el empresario de apellido Campos. Fotos Andrés Garita/Archivo

“El modo de operación de esta organización era actuar en cuadrilla, con la participación simultánea de varios sujetos. En todas las ocasiones usaron pasamontañas, camisas negras de manga larga y armas de fuego, especialmente revólveres y pistolas 9 milímetros”, añadió el "direc".

"Hacían ingresos abruptos y violentos a viviendas y locales comerciales con el ánimo de sustraer objetos”, Wálter Espinoza, director del OIJ.

El OIJ indicó que de momento no han identificado cuál de los detenidos sería el líder, pues como siempre actuaban de forma conjunta, es difícil determinar quién daba las órdenes.

Poli recibió escopetazo.

La violencia que caracterizaba a este grupo se dejó ver durante uno de los allanamientos que realizó el OIJ en el barrio San Luis en Fray Casiano, pues ahí uno de los agentes judiciales fue recibido con un escopetazo en el pecho.

El responsable de este ataque fue el maleantazo de apellidos Aguirre Mora, conocido como “Cañero”, quien fue detenido, luego de que intentó darse a la fuga.

El chaleco antibalas le salvó la vida al investigador de apellido Salazar. Fotos suministradas por Andrés Garita.
El chaleco antibalas le salvó la vida al investigador de apellido Salazar. Fotos suministradas por Andrés Garita.

En el OIJ indicaron que el agente herido responde al apellido Salazar y que tiene más de 28 años de servir en la Policía Judicial. El investigador fue llevado al hospital Monseñor Sanabria donde manifestaron que estaba fuera de riesgo.

Homicidio y secuestro.

Esta banda es vinculada con al menos tres asaltos, un secuestro y un homicidio en perjuicio de un empresario porteño dedicado a la venta de productos veterinarios, quien fue asesinado de un balazo ante la mirada de su esposa.

“El primer hecho que se les asocia sucedió en barrio Bonanza de Barranca, el 28 de setiembre del año pasado. En esa oportunidad, al menos seis sujetos ingresaron a la casa de Marco Campos Porras, donde sustrajeron ₡800 mil y cuando iban saliendo le dispararon a Campos, provocándole una herida en una de sus piernas y como consecuencia de esto falleció dentro de la vivienda”, dijo Espinoza.

La banda es vinculada con el intento de secuestro de un menor de edad en Upala. Fotos MSP.
La banda es vinculada con el intento de secuestro de un menor de edad en Upala. Fotos MSP.

Otro de los casos con los que se les relaciona es un asalto a otra casa en el centro de Puntarenas, el 17 de enero de este año. Los bichos botaron la puerta y amenazaron con pistolas a una familia para robarles varios objetos de valor, como pantallas y celulares.

El hecho más reciente con el que la banda es vinculada es con el sonado intento de secuestro de un menor de 17 años en Upala, el cual fue frustrado por la Fuerza Pública el pasado 5 de abril. Por este caso fueron detenidas seis personas.