Silvia Coto.5 agosto
Don Luis hace la romería para agradecer. Foto: Rafael Pacheco
Don Luis hace la romería para agradecer. Foto: Rafael Pacheco

Para don Luis Fernando Morera, de 47 años, no hay día que él y su familia no le agradezcan a La Negrita que él esté vivo, después de sufrir un terrible accidentes hace 20 años en el que los pronósticos de que sobreviviera, eran imposibles.

Para este valiente, esta semana que pasó fue muy especial porque el domingo pasado le cumplió a la Virgencita y se fue de romería para agradecerle todo lo que le ayudó y protegió.

A los papás de Luis les dijeron en el hospital “si su hijo vive va a quedar como un vegetal”, un golpe para el corazón de cualquier padre.

Sin embargo, Luis no solo salió adelante, sino que este año fue nombrado ministro extraordinario de la comunión en la iglesia de Mora, eso lo tiene muy feliz, pues él mismo se describe como un hombre con una fe inquebrantable.

El 15 de mayo de 1999 Luis Fernando andaba haciendo unos mandados del trabajo en su carro cuando perdió el control y se estrelló contra varias vigas de cemento frente al Megasuper de Santa Ana.

Fue llevado al Hospital México con serias lesiones, estuvo una semana en ese centro médico y después lo pasaron al Hospital San Juan de Dios donde estuvo 22 días en coma.

Aunque los doctores le decían a los familiares que Luis no se iba a poder mover del cuello para abajo por las lesiones, su madre siempre estuvo segura de que Dios los ayudaría y él vencería todas esas lesiones.

Cuando este vecino de Mora se despertó, lo mandaron para el INS, pero en el camino le dio un infarto y tuvo que volver al hospital, ese paro le afectó la movilidad de su mano derecha.

"Cuando ya pensaban que no había nada que hacer me mandaron para la casa, pero yo no tuve dudas de que yo sería un milagro”, dijo Morera.
Don Luis Fernando Morera y su amiga Sara Marín son ministros extraordinarios de la comunión. Foto: Cortesía
Don Luis Fernando Morera y su amiga Sara Marín son ministros extraordinarios de la comunión. Foto: Cortesía

Con mucha devoción, este guerrero empezó a cumplir con las terapias y decidió no darse por vencido, además de los problemas en la manita también perdía mucho el equilibrio, pero con el tiempo ha ido venciendo todo, incluso nos contó que ya hizo, en varias oportunidades, la romería. En está última caminó desde San José y duró poco menos de cuatro horas.

“Me fui solo para la romería, quería agradecerle a la Virgencita su intercesión, cuando yo llego a la basílica siento una emoción tan linda y también cuando veo la fe de los romeros que vienen desde Coto Brus, año tras año”, dijo Morera.

Incluso don Luis nos contó que en su casa tiene un gruta con una virgen, a la que siempre le hacen oración y le dan las gracias.

Este hombre está pensionado y aunque lo que recibe es poquito, le pone bonito vendiendo productos y cada vez que puede se va a ver a enfermos de su comunidad para darles la comunión.

“Yo soy testimonio de un milagro, no he vuelto a manejar, tener carro sale caro, ahora solo ando a pie y lo que gasto son zapatos”, dijo el valiente.