Adrían Galeano Calvo.19 diciembre, 2017
El doble homicidio sucedió en la entrada del barrio conocido como La Tabla. Foto Archivo.
El doble homicidio sucedió en la entrada del barrio conocido como La Tabla. Foto Archivo.

Durante los próximos 24 años dos bichos se tendrán que comer el tamalito tras las rejas, esto debido a que tras dos años de espera, finalmente fueron condenados por un atroz crimen que cometieron en San Rafael Abajo de Desamparados.

Se trata de dos sujetos de apellidos Días y Guido, quienes fueron encontrados culpables por el Tribunal Penal de Desamparados por asesinar a sangre fría al nicaragüense Josué Mora Barrantes y al tico Marco Vinicio Calderón Mora.

El hecho por el cual los maleantazos fueron condenados sucedieron el martes 28 de octubre del 2014, cuando Guido y Díaz llegaron a buscar a los dos jóvenes a una chatarrera en el peligroso barrio La Tabla.

De acuerdo con la acusación presentada por el ministerio Público, los bichos tocaron la puerta para llamar a las víctimas, cuando estas abrieron los delincuentes sacaron sus pistolas y los agarraron a plomazos.

Las autoridades realizaron varios operativos en La Tabla para tratar de dar con los gatilleros. Foto archivo
Las autoridades realizaron varios operativos en La Tabla para tratar de dar con los gatilleros. Foto archivo

En la lluvia de balazos el pinolero recibió un disparo en el tórax, el cual terminó siendo fatal; mientras que en el caso de Calderón este fue llevado de emergencia al hospital San Juan de Dios con un plomazo en la espalda; sin embargo, falleció dos días después.

Luego del doble homicidio las autoridades se pusieron las pilas para dar con el paradero de los gatilleros.

El lunes 8 de diciembre de ese año, tras recibir varios informes confidenciales, la Fuerza Pública logró pegar al sujeto de apellido Díaz, quien fue detenido en el centro de Alajuelita cuando caminaba acompañado de una mujer.

Según trascendió, el bicho sabía que le pisaban los talones, por lo que pasaba cambiando de domicilio. El otro delincuente, de apellido Guido, fue detenido a los pocos días de la aprehensión de su compinche.

En cuanto al móvil del doble homicidio todo apunta a un enfrentamiento entre dos bandas por un tema relacionado con drogas.