Sucesos

Un ángel le regaló a Keylor la silla de ruedas que le robaron

Alegría regresó a la casa de humilde familia de Los Guido en Desamparados

escuchar audio Escuchar este artículo

Un ángel apareció en la vida del joven José Keylor Arguedas Jiménez, de 17 años, y le regaló una silla de ruedas mejor que la que le robaron afuera de su casa.

La superbuena noticia le llegó este miércoles 15 de diciembre, día en que justo cumplió añitos. Y este jueves Keylor la estrenó.

En La Teja le contamos que el domingo 5 de diciembre su familia se pasó de casa a Los Guido en Desamparados muy felices pensando que ya iban a tener más espacio, pues en la que vivían antes Keylor tenía problemas para movilizarse porque era muy chiquitica.

Doña María Arguedas, su mamá, nos contó que tenía la sala llena de bolsas, por lo que puso la silla en el portón de la casa mientras lo alzaba para sentarlo en un sillón y así correr las bolsas y meter la silla.

Así lo hizo y cuando salió a buscarla ya no estaba, alguien se la había robado, por más que trató de encontrarla fue imposible.

Sus familiares trataron de ayudarla y hasta fueron a las chatarreras, pero a la fecha no hay ni una sola pista, lo que a ella le duele es que está segura que lo único que podían hacer con ella era fundirla.

Durante más de 10 días, tanto la señora como su hija, estuvieron demasiado tristes, porque sin la silla Keylor tenía que pasar todo el día sentado en un silloncito viejo, sin poder ir a ninguna parte, pues él pesa bastante y su mamá en una caída se daño una rodilla y no puede alzarlo.

Doña María nos contó que el miércoles ella trató de que su hijo estuviera contento, le cantaron las mañanitas y cumpleaños feliz, le pusieron la camiseta de su amada Liga Deportiva Alajuelense y para celebrar hicieron gallitos de salchichón con tortilla.

“Había llorado tanto que yo solo quería regalarle un día bonito”, dijo la mamá.

La cereza en el pastel al celebrado día la puso un señor que se dio cuenta de su historia y que les dijo que le iba a regalar la silla que tanto necesitaba nuevecita de paquete.

“Esto es como un sueño desde que a Keylor le dijeron que se la iban a dar no ha dejado de sonreír, nosotros todavía no lo podemos creer, es que fueron días tan tristes, angustiosos y de desesperación y una persona que no nos conoce nos avisó que nos iba ayudar, es demasiada la felicidad”, dijo doña María.

Eso sí, el ángel de esta familia pidió que no se dijera quién hizo la donación.

“Para nosotros es un ángel, un padrino y estamos muy agradecidos, ellos no querían figurar, solo dársela con mucho amor, no hay palabras más que de agradecimiento y bendición de nosotros para esa persona. Dios es tan grande porque nos pone ángeles en el camino que no han dejado de ayudarnos, personas de gran corazón, yo estaba demasiado deprimida, hasta de salud andaba mal”, aseguró la señora.

Chema nueva

Keylor nos contó que está feliz porque le prometieron que el otro año le van a llevar una camiseta de la Liga nueva en talla M y si se puede con la firma de Bryan Ruiz que es su jugador favorito. Hasta la sillita es rojinegra, el precio según Arguedas supera los ¢3,5 millones, por lo que para ellos era imposible comprar una.

“¡Qué regalo más grande para mi hijo! Esta silla huele a nuevo, está más que premiado. ¡Ay Dios! Solo imagínese cómo estamos, ver a mi hijo feliz es lo único que yo siempre le pido”, dijo.

Este jueves, Keylor pudo dejar su casa por un rato, le pusieron sus pantuflas navideñas y salió con su mamá en la sillita a la plaza a jugar, que es una de las cosas que más le gusta hacer.

“Es hermosa”, dijo el jovencito muy emocionado

La silla es coche y silla, tiene para poner la cabeza, los piecitos, separador de pies, tiene cinturones, Keylor se puede hasta acostar.

“Es muy cómoda y perfecta para Keylor, en la otra ya no cabía, esa silla siempre ha sido para él su mano derecha”, relató feliz la mamá.

Don Alexander Bolaños, presidente de la Fundación Sembrando Esperanza de Pavas, que dio a conocer en Facebook el caso de este muchacho y su mamá, nos contó que hasta lloraron cuando recibieron la noticia de que le iban a dar la silla al joven.

Keylor y su mamá tienen la ilusión de que él aprenda a escribir, por lo que si usted desea ayudarles con una pizarra puede contactarlos al 6319-3785.

“Solo hay gratitud en nuestros corazones, esperábamos encontrar la silla y ahora mi hijo está estrenando una”, dijo la mamá.

El joven tiene hemiparesia derecha, hipotonía troncal, retardo del desarrollo sicomotor severo, vaciamiento gástrico, parálisis cerebral infantil, pie equino bilateral, asfixia perinatal, doble hemiparesia derecha, asma, crisis convulsivas, meningoencefalitis, epilepsia parcial, y distonía.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.