Gerson Vargas sufrió el accidente el 26 de agosto de este año

Por: Silvia Coto 12 diciembre, 2019
Gerson Vargas se va recuperando poco a poco. Foto cortesía

La familia de Gerson Martínez Vargas, joven que cayó 15 metros y estuvo al borde de la muerte, recibió su mejor regalo de Navidad por adelantado, pues el muchacho de 22 años ya está en su casa.

Gerson sufrió la caída cuando trabajaba montando el escenario de la cantante Myriam Hernández, en el Palacio de los Deportes, en Heredia.

Doña Nela Vargas, mamá de Gerson, contó que su “pollito”, como ella le dice, le dieron de alta el lunes, después de permanecer internado casi cuatro meses.

“Ya le dieron la salida a mi pollito, está como un bebé, pero Dios es bueno, muy bueno”, dijo Vargas.

Vargas dice que su hijo es como un bebé porque Gerson depende 100% de su familia. No se mueve ni tampoco puede hablar. Sin embargo, se espera que con el tiempo vaya avanzando, conforme su cerebro se vaya desinflamando.

Cuando el accidente ocurrió, el 26 de agosto, Gerson estaba amarrado a un arnés a una altura de entre 10 y 15 metros, pero el piso del techito donde estaba cedió y el arnés no lo aguantó, el joven vecino de La Valencia, en Desamparados, pegó la cabeza contra un perling y después contra otro techo antes de caer al piso.

Los golpes le provocaron varios coágulos en la cabeza, fractura de cráneo, los dos brazos quebrados, la pelvis fracturada y un coágulo en un pulmón. Por lo que estuvo en Cuidados Intensivos en el Hospital San Juan de Dios. Su familia se despidió de él en ese entonces, porque los pronósticos eran reservados.

Después de una vigilia que le hicieron a Gerson en las afueras del hospital, tuvo una mejoría y por la póliza que lo cubría lo trasladaron al Hospital del Trauma en La Uruca.

Doña Nela asegura que para ella el primer milagro que recibió es que su hijo esté con vida y ella solo tiene agradecimientos para Dios y para las personas que han orado por su muchachito.

En agosto pasado muchas personas se unieron en una vigilia. Fotos: Mayela López

Los hermanos de Gerson están realizados de tenerlo en casa, pues en el hospital, aunque lo iban a ver a diario, ahora en la casa lo pueden chinear las 24 horas y darle mucho amor, que para ellos es lo que el joven, integrante de una comparsa, necesita para irse recuperando.

Por ahora Gerson depende de su mamá y familiares, pero ellos confían en que con el tiempo pueda ir retomando su vida, pues según ellos mismos, Dios no los ha abandonado.

Este guerrero, según nos contó su hermano Greivin, es superliguista y cuando estuvo internado algunos jugadores del equipo lo llegaron a visitar y este domingo en su casa le van a poner el partido, ellos esperan que así como recibieron la bendición de tenerlo en casa, el equipo de sus amores le regale el campeonato.