Silvia Coto.15 mayo, 2020

Un reguero de aceite tiene preocupados a choferes de moto y a ciclistas que pasan por donde está, que es frente a la iglesia del Carmen, en San Antonio de Escazú, carretera a Bebedero.

Ese reguero es una desgracia esperando ocurrir, sobre todo cuando llueva más seguido.

Los motociclista la ven horrible cada vez que pasan por aquí. Foto: Cortesía.
Los motociclista la ven horrible cada vez que pasan por aquí. Foto: Cortesía.

Según nos comentaron, el famoso reguero ya tiene rato y ya se ha puesto en conocimiento de las autoridades, pero nada.

Tiene unos 250 metros de largo y afecta los dos carriles.

Algunos vecinos dicen que se origina en buses, pero otros aseguran que es un camión que sale de una finca cercana todas las mañanas. Incluso hay quienes dicen que el aceite lo botan cisternas que llevan agua a San Antonio.

Sebastián Umaña fue víctima de una la mancha de aceite. Foto: Cortesía.
Sebastián Umaña fue víctima de una la mancha de aceite. Foto: Cortesía.

Fressia Sánchez, vecina de Bebedero, nos cuenta que el manchón lleva meses.

“Mis hijos no volvieron a salir en bicicleta, al principio no era tanto pero la calle se fue como impregnando del aceite y (el reguero) se fue haciendo cada vez más grande.

"Es muy peligroso, aquí la gente ya sabe. entonces viaja con cuidado pero para los que vienen de afuera es una trampa. En realidad lo es para todos”, dijo.

Una persona que ha viajado por esa ruta un par de veces es Román Castro, quien dice que pasar por ese tramo es un peligro.

“Ahora con las lluvias esto va aumentar. Sé que hay varias personas que se han llevado sus buenos sustos, esperamos que hagan algo porque es un accidente que se puede evitar”, dijo el escazuceño.

El reguero es de casi 250 metros. Foto: Cortesía
El reguero es de casi 250 metros. Foto: Cortesía

Por seguridad, quienes andan en bicicleta deben bajar muy despacio; pero algunos no quieren arriesgarse a nada y mejor se bajan y se la llevan rodada. Los motociclistas bajan la velocidad.

“Iba manejando en mi motocicleta y vi la calle mojada, asumí que era agua y seguí bajando y la moto se tambaleaba, por suerte iba despacio y logré mantener el control, pero otras personas no han tenido esa suerte”, aseguró Viviana Umaña.

Ella asegura que después de un tiempo se percató de que se trata de aceite. Teme que ocurra un accidente grave porque algunas personas descubren la mancha ya cuando van sobre ella.

Los vecinos aseguran que la municipalidad nunca ha llegado a limpiar la calle y, eso sí, reconocen que no hay denuncias porque no han podido pescar al que hace semejante reguero.

En Semana Santa el ciclista Sebastián Umaña la vio horrible en ese lugar. Iba bajando y en la curva la llanta delantera se le fue resbalada y él no pudo reaccionar y se fue arrastrado hasta una parada de buses.

Pronta solución

Llamamos a la Municipalidad de Escazú para hablar del reguero de aceite y nos dijeron que no sabían nada pues no han recibido denuncias.

Se comprometieron a entrarle al problema este viernes 15 de mayo porque con las lluvias de este jueves, aquello está como jabón.

Por medio de la oficina de prensa, desde la muni informaron que se pusieron en contacto con los Bomberos para ver qué recomendaciones deben seguir para acabar con el peligro.

Cuando la mancha está fresquita se ve así. Foto: Cortesía
Cuando la mancha está fresquita se ve así. Foto: Cortesía

“Se va a hacer una investigación para determinar quién está produciendo el derrame y si se logra determinar se le estaría enviando un apercibimiento para que atienda el tema al estar provocando el problema en una calle cantonal”, dijo José Daniel Vargas, vocero.

Los bomberos recomendaron echar tierra sobre la calle para que absorba el aceite y después lavar la calle para quitar todo.

El instructor en manejo de motos Billy Vargas asegura que el derrame es muy peligroso para los conductores de cualquier tipo de vehículo, pero principalmente a los que andan en moto y bici y más que hay una curva.

“Por lo que se ve no hay freno ni llanta que se agarre de ahí, eso podría provocar una muerte”, dijo Vargas.

Él recomienda a quienes pasan por ahí bajar la velocidad, no tocar el freno, después de pasar la mancha seguir a una velocidad baja varios metros porque, aunque el reguero quedó atrás el aceite queda pegado a las llantas.