Por: Adrían Galeano Calvo.   26 enero
Porras fue condenado a 6 años de cárcel por tentativa de homicidio. Foto cortesía Justicia.

Un privado de libertad al que aparentemente otros reos querían vapulear se escapó del Centro de Atención Institucional (CAI) Jorge Debravo, en Agua Caliente de Cartago.

Se trata de Kelvin Alberto Porras Calderón, de 23 años, quien ingresó a ese centro penal el viernes 11 de agosto de 2017 para cumplir una condena de seis años de cárcel por el delito de tentativa de homicidio.

El hecho fue confirmada por Nils Ching, subdirector de la Policía Penitenciaria, quien indicó que los uniformados se dieron cuenta de la fuga a las cinco de la mañana de este domingo.

Ching explicó que el sábado las autoridades de ese centro penal recibieron informes de un supuesto plan en el que varios reos se pusieron de acuerdo para agredir a Porras, como ya había pasado en otra ocasión, pero no dieron mayores detalles.

Ante esta situación, los uniformados decidieron aislar al reo, pero se toparon con el problema de que todas las celdas individuales estaban llenas, por lo que tuvieron que llevarlo a un espacio llamado locutorio, que es donde los reos reciben visitas y al personal técnico.

Este es el tatuaje que tiene el bicho en el pecho. Foto cortesía Justicia.

“En el locutorio arrancó una lámina del cielorraso, luego tuvo acceso a una área verde y ahí recorrió como setenta y cinco metros hasta la malla a la cual le hizo un boquete para escapar. Nosotros a lo interno ya hemos coordinado con otras autoridades para la recaptura del individuo”, explicó.

Lo ayudaron

Aparentemente Porras tuvo ayuda para escapar de la cárcel, pues junto al hueco que hizo en la malla los oficiales encontraron un alicate y destornillador.

“Internamente se va a abrir un proceso de investigación a efectos de determinar si hubo situaciones por las que se tenga que responsabilizar a alguna persona, pues esperamos que la recaptura sea muy pronta”, añadió Ching.

Con el fin de capturar a Porras, la Policía Penitenciaria compartió varios fotos del bicho, una es de un tatuaje que tienen en su pecho y que dice Zadquiel y la otra es de un tatuaje de una araña que tiene en el costado derecho de su estómago.

Porras tiene un tatuaje de una araña al costado derecho de su estómago. Foto cortesía Justicia.
Peso por un cigarro

El hecho por el cual el maleante fue condenado a 6 años de cárcel ocurrió el 9 de mayo del 2014 en Alajuelita, 200 metros al norte de la panadería Musmanni.

Ese día Porras se aproximó a un sujeto, cuya identidad no trascendió, y le pidió plata para comprarse un cigarro, pero ante la solicitud, el individuo le respondió que buscara brete.

Al maleante no le gustó la respuesta y por eso sacó un destornillador y se lo clavó en el costado izquierdo del pecho. Afortunadamente el hombre no perdió la vida, pero sufrió una herida que lo mantuvo hospitalizado por varios días.

Hasta el momento solo un privado de libertad permanece en fuga, se trata de Javier Flores Pastrana, quien en mayo del 2015 se fugó del centro penitenciario de Limón