Alejandra Portuguez Morales.27 julio

Doce personas señaladas como miembros de la banda de Erwin Guido Toruño, alias el Gringo y conocidos como “los repartidores de cuerpos” enfrentarán un juicio por los homicidios del colombiano Eduard Bedoya Llanos y Frank Steven Alfaro Murillo.

El debate comenzará este martes 28 de julio y está programado para que termine el 28 de agosto.

El juicio lo llevarán los jueces de Alajuela, pero este será en el auditorio del Primer Circuito de San José debido a que se trata de 11 acusados, que cuentan con defensores, además hay jueces, fiscales y los agentes de cárceles del OIJ por lo que es necesario que cada uno mantengan sus distancias debido a la emergencia del Covid.

Los acusados son de apellidos: Díaz, Valencia (alias Cali) Ávalos, Alvarado, Quirós (alias Sobrino), Pérez ( Alex), Campos, Díaz (Mara), Salazar (Peluquero), Rodríguez (alias Maica), Martínez y a una mujer apellidada Jiménez y mejor conocida como “Techno Queen”.

Los cuerpos fueron descubiertos el miércoles 13 de diciembre de 2017 en la Sabana. Foto: Alonso Tenorio
Los cuerpos fueron descubiertos el miércoles 13 de diciembre de 2017 en la Sabana. Foto: Alonso Tenorio

Esta banda había enfrentado un juicio por estos mismo hechos el 2 de marzo; sin embargo la pandemia por el Covid llegó a suelo tico el 6 de marzo y los jueces decidieron anular la audiencia el 16 de abril, ya que cuatro de los acusados estaban enfermos de otros males y eso los colocaba en vulnerabilidad para contraer covid-19.

La organización de el Gringo en apariencia se dedicó a hechos delictivos relacionados al narcotráfico, privaciones de libertad, homicidios y otros.

Los cadáveres los llevaban en bolsas y hasta con un rótulo. Foto: Alonso Tenorio
Los cadáveres los llevaban en bolsas y hasta con un rótulo. Foto: Alonso Tenorio

La banda habría planeado los homicidios de Bedoya y Alfaro entre la noche del 12 de diciembre y la madrugada del 13 de diciembre de 2017, como una venganza por una supuesta traición al grupo. A los hombres los privaron de libertad, los amarraron de pies y manos, los torturaron con armas punzo cortantes y luego los mataron en una casa que alquilaron en San Rafael de Alajuela.

El crimen fue descubierto la madrugada del miércoles 13 de diciembre de 2017, cuando las autoridades encontraron los cuerpos de Bedoya y Alfaro dentro de una microbús a la que detuvieron cerca del parque La Sabana.

El 16 de diciembre del 2017 fue encontrado el cuerpo de el Gringo, en el puente del bajo Los Ledezma, en La Uruca, con al menos 40 puñaladas.