Adrían Galeano Calvo.3 octubre, 2017
Los cuatro bichos figuran como sospechosos de asesinar a dos hombres y dos menores de edad. Foto cortesía OIJ.
Los cuatro bichos figuran como sospechosos de asesinar a dos hombres y dos menores de edad. Foto cortesía OIJ.

Un sonado caso de homicidio múltiple en Quepos, que perfectamente podría pasar por una narconovela , ya que tenía todos los elementos para serlo: drogas, riñas, homicidios y hasta un lío amoroso, por fin fue resuelto por el OIJ y el Ministerio Público.

Este martes las autoridades lograron detener a los cuatro principales protagonistas de esta historia, pues habrían sido los que asesinaron a balazos a Kenneth Flores Obando, de 26 años, su hermano Neil Delgado Obando de 12 y a Rubén Arauz López, de 16, quienes se encontraban dentro de la cochera de una casa en Pueblo Real de Paquita.

Los sospechosos por este crimen, que sucedió el 6 de noviembre del 2016, fueron identificados con los apellidos Cascante Parra, de 23 años; Chaves Campos, de 31; Amaya Castro, de 31 y Mesén Duarte de 28, todos con amplios antecedentes delictivos, entre los que destacan causas por tentativa de homicidio, amenazas y robo agravado.

Walter Espinoza, director del OIJ, explicó que este caso es muy particular, ya que además de una disputa por territorios para la venta de droga había otras situaciones que hacían que los sospechosos y uno de los fallecidos vivieran enfrentados.

“Tenían problemas de naturaleza personal, como el que se había dado en las afueras de una discoteca en Quepos, donde Flores tuvo problemas con varios de los sospechosos, pero además había un problema de índole pasional relacionado con una mujer que habitaba en esa vivienda y resultó ser familiar de quienes fallecieron”, explicó Espinoza.

Según trascendió, Kenneth Flores tenía una relación sentimental con una joven que aparentemente había sido novia de uno de los maleantes, por eso es que también lo habían agarrado entre ojos.

Los fallecidos se encontraban dentro de esta cochera jugando con bombetas cuando fueron atacados a balazos. Foto Wilberth Hernández.
Los fallecidos se encontraban dentro de esta cochera jugando con bombetas cuando fueron atacados a balazos. Foto Wilberth Hernández.
Se echaron amigo

El 6 de noviembre los sospechosos no solo acabaron con la vida de los jóvenes que se encontraban dentro de la cochera reventando bombetas, sino que también asesinaron a uno de sus propios compinches.

Espinoza explicó que el cuarto cuerpo, encontrado a 100 metros de la casa baleada, era el de Luis Valverde Azofeifa, de 23 años, quien era miembro de la banda y quien en apariencia murió de forma accidental.

“Cuando los sujetos iban huyendo seguían disparando contra la vivienda y eso provocó que uno de ellos (Valverde) falleciera en el camino, él es a quien localizamos cerca de la casa con múltiples impactos de bala”, aseguró el oijoto mayor.

Cuando los maleantes se dieron cuenta de que se habían jalado semejante tortón se montaron en el carro en el que habían llegado y salir quemando llantas, dejando el cuerpo de quien fuera su amigo botado a un lado de la calle.

Valverde murió luego de que sus mismos compinches le pegaran varios balazos de forma accidental. Foto Wilberth Hernández.
Valverde murió luego de que sus mismos compinches le pegaran varios balazos de forma accidental. Foto Wilberth Hernández.
Gelatina los abandonó.

El director del OIJ destacó que este violento grupo era liderado por Cristian Mesén Duarte, de 30 años, mejor conocido como “Gelatina”. Su detención no fue posible ya que se quitó la vida el 8 de febrero del 2017.

Gelatina es el mismo que intentó matar a su expareja y a su pequeña hija en Manuel Antonio, Quepos, pero al no tener éxito y verse acorralado por la Policía decidió poner fin a su existencia.

“Otro de los sujetos que participó en la actividad criminal ya falleció como consecuencia de un suicidio que sucedió dentro de un taxi en La Palma de Pérez Zeledón. Antes de que se suicidara, Mesén había atentado contra su expareja y contra su hija menor en Manuel Antonio en Quepos”, amplió el director del OIJ.

Tras la muerte de su líder, los delincuentes tomaron la decisión de separarse y salir de Quepos, pues sabían que la policía y sus rivales les estaban pisando los talones.

Por este motivo es que los sospechosos fueron detenidos en distintos puntos del país.

Por ejemplo, Cascante cayó en San Diego de La Unión, Chaves en Río Blanco de Limón, Amaya en Bahía Drake y Mesén en La Fortuna de San Carlos.

El Ministerio Público pedirá prisión preventiva mientras sigue la investigación.

Gelatina abandonó a su banda al quitarse la vida dentro de un taxi en Pérez Zeledón. Foto Mario Cordero.
Gelatina abandonó a su banda al quitarse la vida dentro de un taxi en Pérez Zeledón. Foto Mario Cordero.