Adrían Galeano Calvo, Andrés Garita.5 febrero, 2020
Los porteños tuvieron que jugarselas con estas tomas de agua habilitadas por el AyA. Foto Andrés Garita.
Los porteños tuvieron que jugarselas con estas tomas de agua habilitadas por el AyA. Foto Andrés Garita.

Un derrame de combustible en el río Barranca de Puntarenas, aparentemente provocado por algún irresponsable, tiene a más de 60 mil vecinos de Barranca, El Roble y Chacarita haciendo malabares para conseguir agua limpia.

Los porteños están a secas desde este martes al mediodía, después de que el personal de Acueductos y Alcantarillados (AyA) detuviera la operación de la planta potabilizadora del lugar al detectar la presencia de combustible en el agua.

Fernando Araya, director regional del AyA, explicó que el contaminante, que al parecer sería una clase de aceite, provenía de alguno de los ríos que le sirven de afluentes al Barranca, por lo que presumen que el derrame habría ocurrido en Esparza o San Ramón y se extendió hasta el río puntarenense.

“Al haber ingresado agua ya contaminada de hidrocarburo se coordinó con el Ministerio de Salud y la Comisión Nacional de Emergencias para analizar la emergencia en el cantón central de Puntarenas.

“El proceso que se realiza desde el martes es vaciar los tanques de almacenamiento y limpiarlos para posteriormente iniciar con el abastecimiento, ese procedimiento se puede llevar todo el día y probablemente la noche de hoy (miércoles)", explicó Araya.

Desde buena mañana había largas filas afuera del plantel de Barranca Andrés Garita.
Desde buena mañana había largas filas afuera del plantel de Barranca Andrés Garita.

Además de la limpieza de la planta potabilizadora, el AyA, con ayuda de Recope, realizó trabajos de limpieza en el río Barranca para acelerar el reabastecimiento del agua potable en el lugar.

Desesperados

Los que más han sufrido con esta emergencia son los vecinos de comunidades como: Carmen Lyra de Barranca, Los Almendros, Juanito Mora, Manuel Mora, Boulevares, El Roble, la Gran Chacarita y hasta La Angostura de Puntarenas.

Es tanta la desesperación que sienten los habitantes de estos lugares que muchos han hecho hasta lo imposible por llevar un poquito de agua a sus casas.

Algunos les pagaron a taxistas para que los llevaran a recoger agua a hasta la toma habilitada por el AyA en el plantel de El Roble, mientras que otros llegaron a ese lugar en bicicleta y con varias botellas debajo del brazo.

Entre los cientos de porteños que estaban haciendo fila afuera del plantel se encontraba don César Sandoval, de 70 años, quien caminó más de 900 metros con un carretillo para poder transportar agua a su casa.

Algunas familiares aprovecharon para bañar a los más pequeños de la casa. Foto Andrés Garita.
Algunas familiares aprovecharon para bañar a los más pequeños de la casa. Foto Andrés Garita.

“Esto es una problemática grande, estar sin agua es fatal, yo tuve que agarrar mi carretillo y montar dos galones grandes para ir por agua, no me quedó de otra. Espero que esto se solucione pronto”, contó don César.

Don Carlos Murillo fue otro de los lugareños que comentó que viven un verdadero enredo por esta situación, ya que no tienen agua ni para lavarse los dientes.

"Estar sin agua en nuestras casas es un caos, son muchas las necesidades que uno satisface con el agua. Aunque hay cisternas que andan repartiendo agua, por mi casa no han pasado y por eso tuve que ir hasta donde estaban”, dijo Murillo.

Durante este miércoles el AyA trabajó con 14 camiones cisternas que estuvieron repartiendo agua desde el cruce del barrio Barranca hasta La Angostura.

Las autoridades indicaron que están haciendo todo lo posible para solucionar esta situación a más tardar este este jueves al mediodía.

Don César caminó casi un kilómetro con su carretillo en busca de agua. Foto Andrés Garita.
Don César caminó casi un kilómetro con su carretillo en busca de agua. Foto Andrés Garita.
Bronca legal

Las autoridades presumen que el derrame fue provocado por algún irresponsable, razón por la cual ya presentaron una denuncia ante el Ministerio Público y el OIJ para que estas instituciones comiencen con la investigación y den con él o los responsables.

Además, descartaron que la contaminación se haya dado a raíz de un robo de combustible, pues Recope confirmó que por ese sector no pasa ningún poliducto.

El abogado Ewald Acuña, explicó que de acuerdo con el Código Penal, la persona responsable de contaminar el río Barranca se expone hasta una pena de dos años de cárcel.

“Si se determinará la responsabilidad del derrame se estaría en presencia de un delito llamado desastre culposo, el cual es castigado de un mes a dos años de cárcel para quien genere un riesgo para la salud de las personas”, explicó Acuña.

Los afactados se la jugaron para llevarse toda el agua que pudieran. Andrés Garita.
Los afactados se la jugaron para llevarse toda el agua que pudieran. Andrés Garita.