Por: Adrían Galeano Calvo.   20 agosto
Al final el desalmado solo pasará 36 años en el tabo. Foto con fines ilustrativos.

Un salvaje de apellidos Miranda Serrano, de 26 años, fue condenado a 74 años de cárcel por agredir y violar a su pareja, además de robarle varias de sus pertenencias.

Sin embargo, el maleante solo pasará 36 años en el tabo, pues el Tribunal Penal de Heredia readecuó la condena porque en este país nadie puede ir a la cárcel más de esa cantidad de años.

O sea, cuando una persona comete más de un delito en diferentes momentos, se suman las penas de cada uno de estos, sin que la suma supere el triple de la pena más grave.

Los jueces condenaron a Miranda la tarde de este lunes por los delitos de violación, ofensas a la dignidad, maltrato, incumplimiento de medidas de protección y sustracción patrimonial, sin embargo, la Fiscalía dio a conocer esa decisión hasta este martes.

De acuerdo con la acusación del Ministerio Público, los hechos por los que el salvaje fue sentenciado ocurrieron entre abril y julio del 2018, en un sector montañoso de Heredia.

Por medio de varias pruebas, la Fiscalía comprobó que Miranda constantemente tomaba por el cuello a su pareja para golpearla, además la ofendía y luego la violaba.

Como si esto no fuera suficiente, el desalmado también le robó un celular y le quitó la platita que ella tenía guardada.

Cansada de las agresiones, la mujer logró que el 31 de mayo de este año se ordenaran medidas de protección a su favor, sin embargo, Miranda las incumplió y siguió agrediéndola.

Las autoridades indicaron que el maleante permanecerá en prisión preventiva mientras la sentencia queda en firme y se le asigna un centro penal para que descuente su condena.