Sucesos

Banda narco planeó construir complejo turístico de $12 millones en Limón

El complejo, valorado en $12 millones, no pasó de una promesa debido a una disputa legal

Allanamiento banda narco que traficaba cocaína a Europa. Foto OIJ.

El grupo sospechoso de narco que nadaba en plata y era dirigido por un hombre de apellidos James Wilson, alias “Turesky”, planeaba invertir parte de la millonada que ganaba en la construcción de un lujoso complejo turístico en Portete de Limón.

Se trata de Beitos Place, una megaconstrucción que supuestamente iba a tener un hotel cinco estrellas, un residencial, un oficentro, dos restaurantes, un centro de convenciones y un club de playa. El complejo, valorado en $12 millones, iba a generar 460 empleos directos.

Al final el proyecto quedó en una promesa, nunca pudo avanzar debido a un disputa legal entre la Urbanizadora Acre de Heredia S.A. y el Concejo Municipal de Limón. Solo quedó una lujosa entrada principal.

La urbanizadora le pertenecía al empresario Luis Guillermo Cartín Herrera, señalado por el OIJ como uno de los supuestos miembros de la banda de Turesky y que falleció el 6 de mayo, aparentemente por covid-19.

“Vinimos a trabajar a un pueblo que queremos y a traer trabajo a una zona como es Limón con tanta necesidad; Limón es una de las provincias y de los puertos más abandonados, todos los sabemos”, dijo Cartín Herrera al medio Limón Hoy en noviembre del 2020.

Hijo enredado con banda

En este polémico proyecto también participó su hijo, apellidado Cartín Ramírez y quien el 25 de mayo fue detenido junto a otras 22 personas por el OIJ en un megaoperativo para desmantelar la banda de James.

“Han adquirido inmuebles en Escazú que superan cada uno los $2 millones, tienen apartamentos y en Limón adquirieron Beitos Place, una extensión de terrenos impresionante donde se pretende hacer un condominio”, dijo Walter Espinoza, director del OIJ.

Según el Ministerio Público, Cartín Herrera, su hijo y otro de los detenidos apellidado Soto Rivera eran quienes se encargaban de las labores logísticas y operativas del grupo criminal.

Además trascendió que el empresario era tío de otro de los sospechosos --de apellidos Cartín Ceba-- y quien, según la Policía Judicial, era la mano de derecha de Turesky.

Según las autoridades, la banda impulsaba la construcción del complejo para lavar el dinero que obtenía del narco; además, en apariencia, planeaba usarlo como un punto estratégico para estar cerca de APM Terminals porque desde ahí salieron algunos de los contenedores que usaron para mover cocaína a Europa.

La Policía Judicial informó que el grupo criminal hacía tanta plata que ya había adquirido bienes cuyo valor superaba los $20 millones.

Tenían propiedades en Escazú, Santa Bárbara de Heredia y Limón, entre las que había fincas, casas enormes, apartamentos en torres, condominios y hasta un motel en Alajuela.

Además, en un apartamento ubicado en Escazú los investigadores decomisaron ¢1.500 millones en efectivo.

Separados por casos de covid-19

En cuanto a Turesky, este deberá esperar más de 15 días para conocer cuál será la medida cautelar que debe cumplir mientras se realiza una investigación en su contra como sospechoso de traficar cocaína.

Así lo confirmó el Ministerio Público que, sin dar mayores detalles, señaló que James fue separado de la audiencia de solicitud de medidas cautelares, realizada la mañana de este viernes, debido a casos positivos de covid-19.

Esta misma medida fue aplicada para tres supuestos miembros de su banda: dos hombres apellidados Cartín Ramírez (hijo del empresario), Wein Calvin, y una mujer apellidada Zúñiga Araya.

“El Juzgado Penal de San Joaquín determinó que se realice una audiencia aparte, el próximo 14 de junio, decisión sustentada con motivo de casos positivos relacionados al covid-19.

“Mientras tanto, el Juzgado ordenó la prórroga de la detención de estas cuatro personas hasta la fecha en que se realice la audiencia mencionada″, informó el Ministerio Público.

Esta situación no impidió que se llevara a cabo una audiencia de solicitud de medidas cautelares contra los otros 19 sospechosos.

Entre estos destacan tres agentes del OIJ de apellidos Bejarano Benavides, Praslin Guevara y Solís Sánchez, así como un exinvestigador judicial apellidado Molina Fonseca.

La tarde de este viernes la Fiscalía informó que la audiencia continuaba y que posiblemente iba a ser suspendida, continuaría este sábado en la mañana.