Silvia Coto.4 noviembre, 2019
La alegría regresó a Ibis cuando vio a su perrito en la puerta del hospital. Foto: Cortesía
La alegría regresó a Ibis cuando vio a su perrito en la puerta del hospital. Foto: Cortesía

Simba, el perrito que pasó varias horas desaparecido al sufrir con su dueña un accidente de tránsito, está al cuidado de sus familiares mientras su “mamita” sigue en el hospital sanándose, ambos se extrañan muchísimo y están ansiosos por reencontrarse en casa.

Doña Ibis Salas Rodríguez, dueña de Simba, nos contó que todavía está internada en el Hospital Monseñor Sanabria en Puntarenas y no sabe por cuánto tiempo tendrá que quedarse ahí.

Simba está muy chineadito. Foto: Cortesía
Simba está muy chineadito. Foto: Cortesía

Ella sufrió un terrible accidente el 19 de octubre, mismo día en que cumplió 43 años, Ibis y su perrito, un coqueto schnuazer, regresaban de Santa Cruz por la ruta 27, (Caldera - San José) cuando en el sector conocido como “La roca” la mujer perdió el control del carro y se volcó.

En el accidente Ibis perdió el brazo izquierdo y Simba del susto salió soplado del carro. La mujer, quien es abogada, fue llevada al mismo hospital donde, el mismo día hace 43 años, nació.

La sobreviviente está deseando poder regresar pronto a casa. Foto: Cortesía
La sobreviviente está deseando poder regresar pronto a casa. Foto: Cortesía

“Desde que pasó el accidente mi angustia fue Simba, no saber a dónde estaba, porque sabía que yo iba a estar bien si lo encontraba, pero tenía mucho miedo de no saber nada de él, porque además me decían que alguien se lo había llevado, se dieron todo tipo de versiones", relató la vecina de Sabanilla de Montes de Oca.

Los familiares y amigos de Ibis no dejaron de buscar al peludito, pues saben lo que significa para ella. Incluso, anduvieron con varios juguetes de plástico de los que suenan que son los favoritos de este perrito.

Un vecino cercano al lugar del accidente alertó a la familia de Salas de que un perrito se escuchaba llorar en las noches, por lo que los bomberos el 22 de octubre se metieron en una zona montañosa y encontraron Simba.

El animalito caminó por lo menos un kilómetro y medio entre la montaña, estaba sediento y tenía una patita lastimada.

“Cuando me dijeron que apareció sentí una felicidad increíble, no le puedo ni explicar la emoción, pero le dije a mi prima que me mandara una foto porque tenía miedo de ilusionarme y que no fuera. Yo lo puedo reconocer a kilómetros, cuando vi la foto y confirmé que era mi Simba me ataque a llorar, y claro, las compañeras del hospital me preguntaban qué había pasado, porque cada vez que había noticias todas estaban al tanto, algunas ya se fueron”, recordó Ibis.

Simba fue llevado al hospital el día que apareció y a Ibis la bajaron a la entrada del centro médico para que pudiera verlo.

Los bomberos fueron quienes encontraron al perrito. Foto: Edith Alfaro.
Los bomberos fueron quienes encontraron al perrito. Foto: Edith Alfaro.

“Cuando me vio trató de correr y no pudo, yo lo alcé a como pude, él no podía caminar mucho por un golpe en la corvita de una de sus patitas traseras, él no se deja alzar por nadie, solo por mí. Fue un momento tan especial para nosotros el vernos, yo sentía tanto miedo y tanta angustia de que lo dejaran de buscar, porque cuando a mi me dieran la salida probablemente ya iba a pasar mucho tiempo”, dijo Salas.

La mujer asegura que durante el tiempo que el perrito de ocho años estuvo desaparecido ella se ponía a llorar sobre todo cuando estaba lloviendo, pues le entraba la zozobra de no saber cómo estaba Simba.

Doña Ibis nos contó que a su consentido lo llevaron a la veterinaria y le mandaron una cremita para las motitas de las patitas que las tenía muy lastimadas y también lo bañaron y lo pusieron guapo, además, le hicieron varios exámenes.

“Lo está cuidando mi mamá que fue operada de una rodilla y mi sobrina y un hermano”, dijo la sobreviviente.

El carro en que ambos iban se volcó. Foto: Edith Alfaro.
El carro en que ambos iban se volcó. Foto: Edith Alfaro.

Salas nos contó que ella, a veces, tiene mucho dolor y que en estos días ha estado con una alergia en el cuello y el pecho que cree que es por alguno de los medicamentos.

“La verdad que ya es un milagro que Simba y yo estemos con vida y juntos, yo no sé cuánto tiempo más voy a estar internada, me dijeron que me tienen que poner más antibióticos, incluso, en algún momento se ha hablado de trasladarme a un hospital en San José, pero voy un día a la vez.

"Me he sentido muy optimista y positiva y la verdad he estado pensando mucho en mi mamá cuando me den la salida por la preocupación que ella pueda llegar a sentir sobre mi futuro, pero yo tengo mucha fe”, dijo Salas.

Esta valiente asegura que ella le está poniendo mucho a la recuperación para ir a estar con su “bebé” que fue un regalo de hace años de su hermana, por ahora se han visto por videollamada.

“Ahorita que Simba está bien yo estoy concentrada solo en sanar, y la verdad estoy agradecida de tanta gente que sin conocerme me ayudaron y mandaron sus buenos deseos para que Simba apareciera y también a los que están a mi lado”.