Adrían Galeano Calvo.22 diciembre, 2020
La señora fue atendida por médicos y especialistas que le dieron atención emocional. Foto Migración.
La señora fue atendida por médicos y especialistas que le dieron atención emocional. Foto Migración.

Una mujer de apellidos Angulo Morales, junto a sus tres hijos apellidados González Angulo, habrían obligado a su hermana, de 72 años, y quien está en silla de ruedas, a pedir plata en las calles de Cartago para luego entregársela a ellos.

Por esta situación, Angulo, de 53 años, y sus hijos, de 19, 25 y 28 años, fueron detenidos este martes por la Policía Profesional de Migración y la Fiscalía como sospechosos del delito de Trata de Personas con fines de Mendicidad Forzada en contra una persona adulta mayor con discapacidad.

El presunto delito cometido se refiere a cuando una persona es obligada por otra a pedir dinero para beneficio de terceros. El consentimiento para llevar a cabo ala mendicidad no es válido en casos de menores de edad, adultos mayores o con discapacidad, o bajo una situación de vulnerabilidad.

La investigación inició en octubre, cuando las autoridades recibieron información acerca de que los tres hermanos y su madre llevaban a la señora al centro de Cartago y sus alrededores para que ella pidiera dinero. Como si no fuera suficiente, también le quitaban la comidita que personas de buen corazón le regalaban.

Los sospechosos fueron detenidos en el centro de Cartago. Foto Migración.
Los sospechosos fueron detenidos en el centro de Cartago. Foto Migración.

“Se determinó que la adulta mayor cumplía jornadas extensas los siete días de la semana y por más de diez horas, sin importar las condiciones climáticas, además permanecía en el lugar sin poder realizar sus necesidades fisiológicas de manera apropiada.

“Los imputados se encargaban de vigilar y visitar a la víctima en diferentes momentos, con el fin de quitarle el dinero recolectado. Asimismo, la exponían en lugares estratégicos por los cuales pasaban muchas personas, para recaudar más dinero, poniéndola en riesgo de contagio por el covid-19″, detalló la Policía Profesional de Migración.

Además de detener a los sospechosos, las autoridades rescataron a la señora, quien fue revisada por personal médico, además un grupo de especialistas le brindaron atención emocional.

La madre y sus tres hijos quedaron a las órdenes de la Fiscalía Contra la Trata de Personas y por el presunto delito, según el Código Penal, se exponen a una condena que va de ocho a dieciséis años de prisión.