Alejandra Portuguez Morales, Rocío Sandí.22 mayo

Una mujer caribeña de 24 años y de apellidos Smith Smith que dice ser enfermera habría servido como anzuelo para atraer al empresario Stefano Calandrelli, de 51 años y quien fue hallado sin vida cerca del puente del río Sucio, en la carretera a Limón.

Smith dice en sus redes sociales que trabaja en la Caja Costarricense de Seguro Social como enfermera; sin embargo, el colegio que agrupa a estos profesionales lo desmintió. Para desempeñarse en esta ocupación debe estar colegiada y no hay ninguna mujer inscrita con su nombre y sus apellidos.

Las autoridades judiciales presumen que Smith decía haber estudiado enfermería como parte de su cuento para atraer a posibles víctimas. Eso sí, no descartan que tenga un título de auxiliar o técnico en enfermería, algo que aún investigan.

De acuerdo con el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), Smith es madre soltera de un niño de 7 años. Es oriunda de un barrio céntrico de Limón conocido como La Colina, pero se había pasado a vivir a Heredia.

Le gustaba publicar sus sensuales curvas y enseñar el ombligo, donde llevaba un arete. En algunas ocasiones no enseña su rostro en sus redes sociales y llama la atención por ser alta y de manos largas y gruesas.

"Orgullosa de ser enfermera", escribió en su perfil. Foto: Tomada en Facebook
En un romance

Smith alquilaba una casa en San Joaquín de Flores (Heredia) junto con una amiga de apellido Vega Badilla, de 19 años.

En esa casa estuvieron tres hombres –de apellidos Vargas Cerdas, de 38 años; Rivas Suazo, de 22 y Mckenzi Banton, de 20–. Los investigadores descubrieron que Vega tiene una relación amorosa con uno de los sospechosos.

Tal como lo han dicho las autoridades en esta vivienda de San Joaquín de Flores fue donde, en apariencia, acabaron con Calandrelli.

Lo último que se supo del empresario fue que estuvo reunido con varias personas en el centro comercial Escazú Village y que luego llamó a un Uber, desde ese momento se le perdió el rastro. La empresa de transporte colaboró con las autoridades para ver hasta donde llegó el empresario en su viaje.

El cuerpo mostraba puñaladas en la espalda, la cabeza tenía señales de que había sido torturado.

Este caso está en manos de la Sección de Delitos Varios Unidad de Secuestros del OIJ. Durante estos días analizarán unos celulares y otras evidencias que aclararían el vínculo de Calandrelli con el grupo que lo habría matado. En apariencia a la mujer lo conoció por la red social Badoo o Tinder.
El comerciante desapareció desde el lunes 14 de mayo y su cadáver apareció el domingo anterior en el puente del Río Sucio en Guápiles. Foto: Albert Marín.
El comerciante desapareció desde el lunes 14 de mayo y su cadáver apareció el domingo anterior en el puente del Río Sucio en Guápiles. Foto: Albert Marín.
Mujeres encerradas, hombres libres

La investigación señala de momento que Smith y Vega habrían sido las responsables de torturar y asesinar a Calandrelli mientras que los hombres buscaban favorecerse económicamente con el homicidio.

Esa es la versión preliminar que manejan las autoridades judiciales. Ante este panorama, un juzgado encerró por seis meses a las sospechosas, a quienes se acusa de los delitos de privación de libertad, tortura, robo agravado y homicidio calificado.

Los hombres quedaron libres, pero se mantienen ligados al proceso. Deben firmar cada 15 días y deben mantener domicilio fijo, a ellos se les indaga por el presunto delito de favorecimiento personal.

Stefano, quien nació en Italia, pero ya estaba nacionalizado costarricense, aseguraba amar esta tierra como suya. El empresario estuvo casado con la periodista Adriana Durán, con quien tuvo un hijo.

Banda con otros ataques

Wálter Espinoza, director del OIJ, informó que los sospechosos formaban una organización que en los últimos meses se ha dedicado a retener personas para asaltarlas.

La última vez que a Calandrelli se le vio con vida fue el lunes 14 de mayo. Cuando no respondió mensajes, sus allegados pusieron la denuncia el miércoles 16 de mayo. El viernes los agentes detuvieron a los sospechosos y allanaron la casa donde habría sido asesinado.

Stefano Calandrelli amaba el suelo tico, sus amigos lo recuerdan como un hombre positivo y lleno de energía buena. Foto tomada de Facebook
Stefano Calandrelli amaba el suelo tico, sus amigos lo recuerdan como un hombre positivo y lleno de energía buena. Foto tomada de Facebook

Su cuerpo fue hallado este domingo a cinco metros de la baranda del puente del río Sucio, en Guápiles. Estaba sobre un montazal y cerca del cadáver había ropa, entre esta una camisa tipo polo con las iniciales S.C.