Alejandra Portuguez Morales.10 junio

La limonense Katherine Tatiana Smith, señalada como la responsable principal del asesinato del empresario Stefano Calandrelli, exesposo de la periodista Adriana Durán, rompió el silencio y aceptó una entrevista con La Teja luego de estar presa poco más de un año.

Eso sí, no aceptó ser fotografiada.

Se encuentra en la cárcel Vilma Curling (conocida como El Buen Pastor), donde está también una amiga suya de apellidos Vega Badilla, sospechosa del mismo crimen.

Smith es mamá soltera y tiene 25 años. Es alta y delgada y el día de la entrevista vestía ropa deportiva (una lycra negra y un suéter Adidas azul con blanco).

Recordó al empresario italiano como un caballero e incluso dijo que en reiteradas ocasiones él le pidió que fuera su novia, pero lo rechazó, porque no conocía “nada de su pasado”.

Calandrelli desapareció el 14 de mayo del 2018 y su cuerpo fue hallado en el parque nacional Braulio Carrillo el día 20 del mismo mes. Mostraba puñaladas en la espalda, en la cabeza y tenía señales de que había sido torturado

Stefano Calandrelli nació en Italia, pero se sentía tico. Foto: Archivo
Stefano Calandrelli nació en Italia, pero se sentía tico. Foto: Archivo

Smith sostiene que los responsables del homicidio de Calandrelli fueron unos desconocidos a los que ella les abrió las puertas de su casa, en San Joaquín de Flores, para darles ayuda.

Dos de esos hombres –de apellidos Mckenzie Banton y Rivas Suazo– fueron detenidos y con ellos también cayó otro de apellidos Cerdas Sánchez.

La oficina de prensa del Ministerio Público informó ante una consulta de este medio que en enero anterior vincularon al caso a otro sujeto de apellidos Hernández Badilla.

Los cuatro cumplen las medidas cautelares de firmar una vez al mes, tienen impedimento de salida del país y deben mantener un domicilio fijo.

A continuación la entrevista con la sospechosa.

¿Katherine Smith es la enfermera que dice ser en redes sociales?

Soy estudiante de enfermería de la Universidad Santa Lucía.

Usted afirma en el Facebook que es trabajadora de la Caja Costarricense de Seguro Social, ¿es cierto?

No, (piensa) no trabajo en la Caja, uno pone cualquier cosa.

Katherine Tatiana Smith Smith de 24 años, sospechosa de matar al empresario Stefano Calandrelli.
Katherine Tatiana Smith Smith de 24 años, sospechosa de matar al empresario Stefano Calandrelli.

¿Cómo conoció a Stefano Calandrelli?

A Stefano lo conocí por la red social Badoo en abril del 2017. Estuvimos mensajeando. Después de un mes de estar hablando por teléfono él me invita a salir y le dije que sí. Salimos a comer, incluso un día fui a la casa de él, era una bonita amistad, en realidad. En un par de ocasiones me pidió que fuera su novia, pero no conocía el trayecto de la vida de él puesto que también yo tenía una relación.

¿Cómo era Stefano?

Era una excelente persona, muy tranquila, muy conversador, alegre, le encantaba el deporte, era una persona anímicamente muy divertida.

¿Qué pasó esa tarde de lunes 14 de mayo del 2018?

(Piensa, se queda viendo el techo, suspira) Voy a devolverme... el domingo trece de mayo a las 4:20 de la tarde él me escribió, me preguntó qué iba a hacer al día siguiente, le dije que iba a estar en la casa, entonces me dijo que nos viéramos y me preguntó ‘¿puedo llegar a su casa? Le dije ‘¡sí, claro!, pero no vivo sola’ y me respondió que no importaba.

¿Era la primera vez que él iba?

Sí. Él llegaba a mi trabajo o al gimnasio, me recogía y nos íbamos, pero esta era la primera vez que él entraba. Yo ya había ido a la casa de él, en Santa Ana, porque me mandaba un Uber a recogerme.

¿A qué hora llegó Stefano a su casa?

Llegó en un Uber a la casa entre las 7:30 y 8:30 (de la noche), la hora exacta no me la sé. Le dije ‘¡diay!, ¿y su carro?’ y me dijo que estaba en el taller.

Le pregunté si nos íbamos a ir en el mismo carro y me dijo ‘no, me voy a quedar en su casa’. Como él a mí nunca me ha faltado el respeto, entonces no pensé en malicia.

¿Qué hicieron luego?

Nos tomamos algo, comimos junto con mi compañera de casa (la otra acusada, Vega Badilla). Pero a él le entró una llamada y me dijo que se tenía que ir. Se fue, pero dejó las llaves, las tarjetas y los lentes sobre la mesa de la sala, no me di cuenta que dejó eso y yo me fui al lavacar en Belén en el que trabajo como administradora para hacer el cierre.

¿Qué pasó después?

Hagamos un paréntesis, (explica cómo llegaron los hombres a los que ella culpa del crimen). Yo vivía con mi amiga, su novio (Mckenzi) la llamó el ocho de mayo (siete días antes del homicidio) y le dijo que tenía una entrevista de trabajo, le pidió que lo dejara quedarse unos días en la casa (dice que el hombre vivía en Limón).

Él llamó a su primo (Rivas) y también se vino a buscar trabajo (aquí explica que a ella no le gustaba la presencia de ellos en la casa) y el doce de mayo les dije que se tenían que ir, me dijeron que se iban el veinte de mayo.

¿Qué más ocurrió?

Como dije, a él (a Stefano) le sonó el teléfono y me dijo ‘me tengo que ir’. Eso fue como entre 9:30 y 10:30 de la noche. Le pregunté si todo estaba bien y me dijo que sí, que se le había presentado una emergencia.

Él dejó las llaves, las tarjetas, los lentes sobre la mesa de la sala. Se fue y yo también salí con mi amiga para el lavacar en donde trabajo (afirma que no vio que las cosas se habían quedado). No me di cuenta de que los muchachos (sospechosos) ya habían llegado a la casa y que él (Stefano) se había devuelto (a recoger lo que había olvidado).

Stefano le dijo a uno de ellos que le llamaran a la Negra y ellos le dijeron que no había nadie y él les dijo '¿cómo?, si me acabo de ir de aquí y estaba con ellas".

Ellos entran y de verdad las cosas están ahí, pero le dijeron ’no, aquí no hay nada, venga a buscarlas'. Claro, el otro (Stefano) entró y de ahí no le puedo decir qué pasó porque no lo sé.

¿Cómo sabe esos detalles si dice que usted no estuvo?

Leyendo el expediente. Ya con un año aquí adentro me pongo a maquinar todo.

¿Qué encontró cuando regresó a su casa aquella noche?

Todo estaba ordenado. Abrí la puerta del otro cuarto y ya no estaba el colchón de la cama, tampoco las cortinas. Mi amiga estaba cerca del cuarto de pilas y el novio salió de ahí, se le tiró encima, nos apuntaron con un arma y empezaron a hacer un despelote. Quedé en shock, no entendía nada.

¿Dónde estaba Stefano?

No sé dónde estaba. No sé qué lo hicieron. No le puedo explicar qué pasó. Lo que sí le puedo explicar es que hay más personas involucradas, pero no las conozco.

El OIJ hizo una búsqueda intensa en el parque Braulio Carrillo. Foto Archivo
El OIJ hizo una búsqueda intensa en el parque Braulio Carrillo. Foto Archivo

¿Cómo terminó todo?

A ella (la amiga) la amarraron, a mí me pusieron una bolsa en la jupa y me metieron en la cajuela de un carro.

Ahora yo sé que a Stefano lo fueron a tirar al Braulio Carrillo porque vi el expediente, pero no era porque iba consciente viendo. (En la entrevista da a entender que quizás en ese carro llevaban el cuerpo del empresario) Regresamos a la casa a la una y quince de la mañana.

Si tal vez él no se hubiera devuelto, nada de esto hubiese pasado. Katherine Smith, sospechosa.

¿Dónde las dejaron?

A mi amiga en un cuarto. A mí me dejaron en el cuarto de pilas. Ellos agarraron las alfombras de la casa y las metieron en bolsas plásticas.

¿Por qué se las llevaron si todo estaba limpio?

Seguro para no dejar huellas, pelos. Cuando hicieron todo el estudio dijeron que había sangre.

¿Por qué cree que lo atacaron?

No le puedo decir si fue por celos, porque en mis cinco sentidos no tengo la mentalidad para hacer una cosa de esas, no me considero una persona así.

1 año tenía la limonense de conocer a Stefano
El cuerpo de Stefano fue hallado el 20 de mayo del 2017 en el Zurquí, seis días después de desaparecido. Foto: Albert Marín.
El cuerpo de Stefano fue hallado el 20 de mayo del 2017 en el Zurquí, seis días después de desaparecido. Foto: Albert Marín.

¿Merecía Stefano morir así?

¡Jamás! Para el tipo de persona que era, no. Lo poco que conocí de él, los ratos que compartí, no era para eso. No hay persona que merezca una cosa de esas.

¿Es consciente que el resto de su vida lo puede pasar encerrada?

Sí, pero si yo tuviera que pagar sería por abrir mi casa a desconocidos.

La Fiscalía afirmó que se encuentra en la etapa final de la investigación y a los seis sospechosos los acusa de los delitos de: privación de libertad, tortura, robo agravado, homicidio calificado y favorecimiento personal.