Adrían Galeano Calvo.5 diciembre
En apariencia Espinoza tiene un hijo menor de edad en Costa Rica. Foto: OIJ
En apariencia Espinoza tiene un hijo menor de edad en Costa Rica. Foto: OIJ

El principal sospechoso de asesinar a la venezolana Carla Stefaniak ingresó al país este año como turista; sin embargo, esta era no era la primera vez que el hombre se paseaba por territorio costarricense.

La Dirección General de Migración y Extranjería dio a conocer que el extranjero de apellidos Espinoza Martínez entró al país el 18 de junio por el puesto fronterizo de Peñas Blancas, pero ya registraba una visita previa hace 5 años.

“El sospechoso tiene dos ingresos y egresos de forma regular en los años 2012 y 2013, y un último ingreso registrado en junio de 2018, en el cual permaneció más del tiempo permitido en territorio nacional” dijo Raquel Vargas, directora de Migración y Extranjería.

Vargas indicó que Espinoza entró de forma legal al país con una visa de turista, la cual le permitía permanecer en Costa Rica por 90 días, es decir, hasta el 18 de setiembre; sin embargo, el pinolero se quedó por más tiempo y no hizo ningún trámite para extender este permiso.

Esto mismo lo habría hecho en su primera visita en el año 2012, pues llegó al país el 21 de enero y se fue hasta el 29 de diciembre, esto sin hacer ningún trámite para regularizar su condición migratoria.

Pese a esa situación, el hombre volvió a entrar de forma regular a Costa Rica el 11 de enero de 2013, en esa ocasión sí cumplió con la ley, pues salió del país el 26 de marzo de ese mismo año.

Vargas dijo que no podía revelar datos sobre un posible lugar de residencia del pinolero en Costa Rica, pero dijo que tenía ”entendido que (él) tiene una persona menor de edad que podría ser su hijo (en Costa Rica)”.

No contratar

Como ya se ha dado a conocer, pese a su condición irregular, Espinoza trabajaba como guarda en el hotel Le Mas de Prevence, en San Antonio de Escazú, lugar en el cual fue asesinada Stefeniak, de 36 años.

Ante esta situación, la directora de Migración dijo que el dueño de este lugar solo se expone a un proceso administrativo, en el cual podría recibir sanciones económicas por parte de Migración, el Ministerio de Trabajo y la Caja Costarricense de Seguro Social.

“Hacemos un llamado a las personas físicas, jurídicas, públicas, privadas, empleadores e intermediarios a no contratar personas extranjeras que estén en condición irregular y no solo esto, también a verificar que la persona tenga un trámite de migración para poder laborar”, añadió.