Alejandra Portuguez Morales.23 junio, 2018
Hellen asegura que su hija Emily es el regalo más hermoso que le pudo dejar su esposo Jeffrey. Fotografia Graciela Solís
Hellen asegura que su hija Emily es el regalo más hermoso que le pudo dejar su esposo Jeffrey. Fotografia Graciela Solís

La compañía incondicional de Emily Daniela Barboza Rojas y una cajita de metal son el mayor tesoro para la policía Hellen Rojas Herrera.

A Rojas la vida de un solo golpe le enseñó a ser más fuerte, luego de que su esposo Jeffrey Fernando Barboza Sandí, también oficial del Ministerio de Seguridad Pública, muriera en un accidente de tránsito mientras andaba patrullando.

Barboza, a quien de cariño le decían Suri por correr tanto y ser delgado como las suricatas, murió la noche del lunes 8 de setiembre del 2014, al caer en un guindo de 80 metros, en La Cruz de Guaitil de Acosta.

A Hellen le avisaron cerca de la medianoche, ese día sintió que el mundo se le vino encima, apenas tenía 6 años de casada con Jeffrey, tenían planes a futuro, como el ver crecer y darle lo mejor a Emily, quien tenía apenas cinco añitos.

Para ese entonces ellos también vivían en Acosta, añoraban con pasarse a vivir a Palmares, en Alajuela, de donde es oriunda Rojas.

Luego de la muerte de Suri, no hubo otra opción que ser valiente, luchar para lograr las metas que tenía con su marido, pero ahora las cumpliría con Emily, la niña que vino al mundo fruto del amor que tanto se tenía la feliz pareja.

Madre e hija cada vez que pueden sacan la caja y ven cada detalle que les recuerda al hombre que más han amado. Fotografia: Graciela Solis
Madre e hija cada vez que pueden sacan la caja y ven cada detalle que les recuerda al hombre que más han amado. Fotografia: Graciela Solis

Rojas tenía una caja de metal en la que Jeffrey le había regalado chocolates, la agarró y guardó todos los detalles que ambos compartieron.

En esta cajita hay desde cartas, detalles como una piedra grabada con el nombre de ellos y tarjetas que Emily le regaló a Suri en el Día del Padre.

La mujer afirma que cada vez que puede se sienta a ver que hay dentro de la caja y recuerda todo lo que vivió con Suri, además, le cuenta a su hija lo mucho que se amaron. Asegura que es invaluable el tesoro que almacena.

Al sacar cada una de las cosas que hay en la caja, Hellen le cuenta a su hija la historia de como se conocieron y creció el amor en ellos.

Jeffry Barboza, tenía 10 años de trabajar como policía, allí conoció al amor de su vida, se casó con ella y soñaba con seguir ayudando a los necesitados. Fotografia: Graciela Solis
Jeffry Barboza, tenía 10 años de trabajar como policía, allí conoció al amor de su vida, se casó con ella y soñaba con seguir ayudando a los necesitados. Fotografia: Graciela Solis

"Nosotros nos conocimos en la Escuela de Policía, creo que fue un amor a primera vista, siempre nos mantuvimos en comunicación y hay una piedra que fue el primer regalo que me dio, también tengo cartas; conservar esos detalles me alegran porque ya casi no se dan en las parejas", manifestó la mujer.

"Lo de nosotros fue un amor a primera vista, ahora él es nuestro ángel, sigue con nosotras", Hellen Rojas, viuda de Jeffey.

Cuando ocurrió el accidente, la pareja planeaba quedar embarazada y tener un segundo hijo.

El matrimonio acostumbraba mandarse cartas, ahora son parte del tesoro del Hellen. Fotografia Graciela Solis
El matrimonio acostumbraba mandarse cartas, ahora son parte del tesoro del Hellen. Fotografia Graciela Solis
Cumpliendo metas

Emiliy recuerda que su papá de cariño le decía Nena, ese año le había prometido ser quien la llevaba a la fiesta del niño en la escuela; sin embargo, la vida no alcanzó para ese día y la pequeña reclamaba que su papá le había hecho una promesa.

"Me preguntaba por qué no se podía sí mi papá me dijo que me llevaría, aún recuerdo que reclamaba por eso", expresó la niña, quien actualmente está en tercer grado de la escuela.

Esta es una de las fotos más especiales para Emily junto a su papá, son dos gota de agua. Reproducción Graciela Solis
Esta es una de las fotos más especiales para Emily junto a su papá, son dos gota de agua. Reproducción Graciela Solis

Después de la muerte de Jeffrey, madre e hija solo aguantaron cuatro meses en Acosta y luego decidieron irse a vivir a Palmares.

"Comenzamos de cero, pero con él en nuestro pensamiento, juntas hemos ido logrando esas metas que en un principio eran de él y mías, nosotros queríamos vivir en esta zona, aquí estamos, soñábamos con un carro de agencia y ya lo tenemos, todavía nos faltan otras, pero vamos poco a poco", expresó la valiente.

Ambas mencionan que nada ni nadie reemplazará el gran amor que le tienen a Jeffrey, incluso él, antes de partir de este mundo les enseñó que se debe ser noble.

"Jeffrey era una persona que siempre andaba sonriendo, buscaba lo positivo de la vida y siempre decía 'todo va a estar bien', entonces, cuando me siento triste o algo no sale como lo planeaba recuerdo su frase y es la que le digo a mi hija", mencionó Hellen.

Legado de amor

Dos meses antes de morir, Jeffrey se esforzó y sacrificó sus días libres para construir junto a otros policías una casa para una humilde familia de Acosta, este hogar siempre está presente en la mente de madre e hija y una vez la visitaron para darles unos regalos.

Jeffrey era tan bueno que ya había identificado a dos hermanas viejitas que no vivían en las condiciones aptas y ya se estaba organizando para echarles una manita cuando ocurrió el accidente.

En la patrulla en la que andaba Jeffrey el día del accidente también viajaba la oficial Grettel Fonseca, quien logró sobrevivir a los fuertes golpes.

Debido al gran corazón de Jeffrey y por haber perdido la vida cumpliendo con su deber, su esposa e hija recibieron un reconocimiento póstumo al ascenderlo como capitán, su nombre también está en una placa en el Ministerio de Seguridad, donde están todos los policías que han fallecido en labores desde 1986.

Así quedó la patrulla en la que iba Jeffrey después de caer en un guindo en Acosta. Foto Archivo GN
Así quedó la patrulla en la que iba Jeffrey después de caer en un guindo en Acosta. Foto Archivo GN