Adrían Galeano Calvo, Keyna Calderón.6 septiembre
Allison y su mamá, doña Yendry, tenían sueño de vivir en una casita propia. Foto Archivo.
Allison y su mamá, doña Yendry, tenían sueño de vivir en una casita propia. Foto Archivo.

Entre todos los sueños que tenía Allison Bonilla Vásquez, de 18 años, estaba el de regalarle una casita propia a su mamá, doña Yendry Vásquez, pues de esa forma quería agradecerle todo el esfuerzo y los sacrificios que ella hizo para sacarla adelante.

Allison Bonilla desapareció hace seis meses, un hombre de apellido Sánchez y de 28 años, confesó este viernes haberla violado y asesinado para luego tirar el cuerpo en un botadero clandestino en Cachí de Paraíso de Cartago.

Sin embargo, ese anhelo que la joven tenía estaría muy cerca de convertirse en una realidad, esto gracias a varias personas de gran corazón.

Entre esas personas se encuentra Mario Redondo, alcalde de Cartago, quien la mañana de este domingo promovió una campaña para cumplir ese gran deseo de la joven.

Según el alcalde, poco después de que hizo la publicación en sus redes sociales empezó a recibir un montón de mensajes de personas deseosas de poner un granito de arena.

“Afortunadamente se nos ha acercado gente de la Fundación Costa Rica- Canadá, también me escribió la gerente de la Mutual Cartago y otras personas me han escrito diciendo que nos quieren ayudar”

“Doña Yendry no nos pidió nada, esto nació de una conocida de ella, que me indicó que uno de los sueños que Yendry y Allison tenían era el de llegar a tener una casita propia algún día”, explicó Redondo.

El alcalde brumoso dijo que posiblemente el próximo miércoles se reunirá con doña Yendry y los interesados en ayudarla, para así concretar el sueño de Allison.

Lejos de Ujarrás
Una familia de Desamparados visitó a doña Yendry para darle muchas cartas con mensajes de apoyo. Foto Keyna Calderón.
Una familia de Desamparados visitó a doña Yendry para darle muchas cartas con mensajes de apoyo. Foto Keyna Calderón.

Según Redondo, doña Yendry no califica para recibir un bono de vivienda; sin embargo, esto no impidió que las personas interesadas en ayudarla siguieran adelante, por lo que harán hasta lo imposible para que ella tenga su casita.

“Yo hablé con ella hoy temprano (domingo) y me dijo que realmente no estaba pidiendo nada, pero que era un sueño que ellas tenían y que si se le pudiera ayudar ella lo agradecería muchísimo”, añadió.

Doña Yendry dijo sentirse muy agradecida por esta bonita iniciativa, además destacó que si la posibilidad estuviera en sus manos ella desearía vivir lejos de Ujarrás, pues en esa comunidad siempre estarán los recuerdos de lo que le pasó a su amada hija.

“Si fuera así yo aceptaría porque siempre he querido tener mi casa, vivir aparte y eso era un sueño de Alli y mío, incluso era tanta la ilusión que ella tenía que ya había escogido el color que tendría la casa.

“Si antes quería irme ahora con más razón quiero irme de Ujarrás”, dijo Vásquez.

El alcalde dijo que es consciente de que nada de lo que hagan hará que Allison regresé, pero cumplir uno de sus sueños es algo que le puede traer un poco de alegría a su mamita.

“Yo conocí su esperanza y la gran ilusión con la que estos seis meses ella ha estado anhelando un desenlace satisfactorio y nos duele muchísimo que no se diera así”.

Mucho temor
La comunidad de Ujarrás cambió luego de la desaparición de Allison Bonilla. Foto Keyna Calderón.
La comunidad de Ujarrás cambió luego de la desaparición de Allison Bonilla. Foto Keyna Calderón.

Desde que Allison desapareció la comunidad de Ujarrás cambió para siempre, dejó de ser un lugar tranquilo en el que nunca pasaba nada.

Así lo contó Cindy Valverde Madrigal, vecina del lugar, quien dijo que en las calles se siente un ambiente de tensión y miedo.

“Es algo muy tenso lo que uno vive aquí, porque uno tiene que seguir saliendo a trabajar y se siente mucha inseguridad, yo siento miedo de que de pronto pare un carro y me suban a la fuerza”

“Siento temor por mi hija, yo nunca la dejo sola, si ella ocupa hacer un mandado siempre la acompaño, igual cuando viene de estudiar, nosotros la vamos a esperar hasta que se baje del bus”, dijo Cindy Valverde, vecina.
Mal encarado

Valverde contó que conoce al sospechoso del crimen de Allison desde hace 25 años, cuando él era tan solo un chiquillo. Dijo que nunca lo vio como una persona peligrosa, pero señaló que era mal encarado y muy diferente al resto de su familia, quienes siempre fueron muy sociables.

“Yo siempre lo vi mal encarado, uno escucha muchos comentarios de que le llevaba ganas a las chiquillas. A mí me duele mucho por la mamá de él, porque siempre me he llevado bien con ella”, añadió.

Cindy recordó que el sospechoso, quien es conocido como Sukia, también intentó acercarse a su hija hace bastante tiempo, pues le mandaba mensajes, muy parecido a lo que ocurrió con Allison.

Esta habría sido la finca en donde el sospechoso habría llevado a Allison a la fuerza. Foto Keyna Calderón.
Esta habría sido la finca en donde el sospechoso habría llevado a Allison a la fuerza. Foto Keyna Calderón.

“Tiempo atrás, antes de que pasara lo de Allison, mi hija me había dicho que él le había mandado varios diciéndole ’hola’, por messenger (mensajes de Facebook), ella lo bloqueó porque era mucha la necedad. Nunca le respondió porque siempre fue muy desconfiada”, aseguró.

Valverde indicó que intentó reclamarle a Sánchez por esta situación, pero siempre que se lo topaba andaba en carro y se hacía el loco.

Sin confianza

Una amiga de Allison, quien pidió que su nombre no fuera publicado, contó que el caso de la muchacha ha afectado mucho al pueblo, sobre todo en el tema de la confianza.

“Siento temor porque ya ni en los mismos vecinos se puede tener confianza, ya la confianza entre los de aquí se perdió.

“Con lo que le pasó a Alli yo no volví a salir a la calle, es más, si salgo es con mi mamá, sola ya no más”