Sucesos

Sukia habría aprovechado amistad de su mamá con la de Allison Bonilla para acercarse a la joven

Mamá y dos tíos de la muchacha declararon de forma privada en el inicio del juicio

El acusado de asesinar a Allison Bonilla Vásquez habría aprovechado la amistad que tenían su mamá y doña Yendry Vásquez, madre de la joven, para acercarse a ella y así atacarla, violarla y asesinarla.

Esta amistad entre las mamás trascendió este lunes 19 de julio, en el comienzo del juicio por la muerte de la muchacha de 18 años.

Rodrigo Araya, abogado de la familia de Allison, fue quien lo dijo al leer la acusación de la querella contra el sujeto de apellidos Sánchez Ureña, alias Sukia.

El ataque contra Allison ocurrió la noche del 4 de marzo del 2020, camino a Ujarrás, en Paraíso en Cartago. Ella iba para la casa luego de haber estado donde la suegra.

“Las mamás eran amigas y, además, días antes el mismo imputado (Sukia) la había llevado en carro a ella (Allison) y a dos primas gemelas a la casa. Aprovechó la confianza que la víctima le tenía, al ser una persona conocida, y se aprovechó de que el sitio donde la interceptó es solitario y oscuro, le propuso llevarla hasta la casa, pero fue llevada a una plantación de café”, expuso el abogado.

La fiscala Paula Aragón también insistió en que Allison se montó en el carro BMW color vino, propiedad de Sukia, porque él ya la había hecho un aventón junto con unas primas gemelas, y también dijo que en vez de ir a la casa, la llevó a una finca para cultivo de café, en contra de la voluntad de la muchacha, gracias a la contextura y fuerza del hombre.

“En el sitio la golpeó con tanta fuerza que los anteojos medicados se desprendieron, así mismo uno de los aretes tipo argolla que llevaba la víctima cayó al suelo.

“El fuerte golpe propinado por Sánchez Ureña a Allison Bonilla también le ocasionó una herida sangrante que dejó rastro en el terreno y la dejó inconsciente, lo cual aprovechó Sánchez para meterla en el carro”, explicó la fiscala en la acusación.

Aragón agregó que el acusado le habría amarrado las manos a la víctima con un trozo de tela y cinta adhesiva, luego la metió en la cajuela, seguidamente manejó hasta el botadero clandestino en San Jerónimo de Cachí.

“Al llegar al botadero, con total desprecio por la vida humana, sacó el cuerpo de la cajuela y lo lanzó a un precipicio de aproximadamente 450 metros de profundidad, con la finalidad de asegurarse de la muerte de la ofendida y, tomando en cuenta las condiciones del lugar donde cayó, logró que permaneciera incierto el paradero de la joven durante al menos seis meses, tiempo en que fue buscada de manera incansable por familiares y amigos”, acusó la representante del Ministerio Público.

Fue hasta finales de setiembre del 2020 cuando lograron encontrar partes de las prendas de vestir y los restos óseos de Allison.

Los primeros en declarar este lunes fueron doña Yendry, una tía y un tío político de Allison Pamela; sin embargo, sus declaraciones fueron privadas, porque ellos pertenecen al Programa de Víctimas y Testigos del Ministerio Público.

El debate continuará este martes y es llevado por las juezas Magaly Orue y Jenny Almendaris, así como el juez Franklin Ramírez.

Alejandra Portuguez Morales

Alejandra Portuguez Morales

Bachillerato en Periodismo en la Universidad Internacional de las Américas y licenciada en Comunicación de Mercadeo en la UAM. Con experiencia en temas de sucesos y judiciales.