Adrían Galeano Calvo.15 julio
El taxista se está recuperando en el hospital Max Peralta de Cartago. Foto Archivo.
El taxista se está recuperando en el hospital Max Peralta de Cartago. Foto Archivo.

Luego de ser atacado por dos hombres que le pegaron 17 puñaladas, un taxista, de 58 años, usó las pocas fuerzas que le quedaban para caminar 500 metros hasta un hotel y pedir ayuda.

Pese a todas las heridas que recibió en el brutal ataque, el OIJ confirmó que el señor se está recuperando y su vida no corre ningún riesgo. La identidad del señor no se dio a conocer por su seguridad.

El hecho ocurrió la noche del pasado miércoles 10 de julio en Santa María de Dota, San José; sin embargo, la Policía Judicial lo dio a conocer hasta este lunes.

Las autoridades informaron que por este caso ya tienen a dos jóvenes detenidos, uno de apellidos Abarca Araya, de 23 años y con antecedentes por hurto; y otro apellidado Mora Fallas, de 21 años y con antecedentes por conducción temeraria.

Agentes del OIJ de la oficina regional de Los Santos capturaron a ambos un día después del ataque, cuando caminaban por una calle en Santa María de Dota.

La Policía Judicial indicó que lograron pegar a los bichos en poco tiempo gracias a que la víctima sabía quienes eran ellos, pues trascendió que los dos son conocidos en la zona por aparentemente cometer delitos similares.

Los muchachos fueron puestos a las órdenes del Ministerio Público, donde se les abrirá una causa por el asalto e incluso por tentativa de homicidio.

Clientes peligrosos

De acuerdo con el OIJ, el día de los hechos los sospechosos se subieron al taxi del señor en Santa María de Dota y haciéndose pasar por clientes le pidieron que los llevara hasta la comunidad de Copey.

Cuando el taxi iba pasando por una zona solitaria uno de los maleantes agarró al taxista por el cuello, mientras que el otro desalmado empezó a atacarlo con un puñal.

Luego de quitarle sus pertenencias los maleantazos sacaron al señor del carro y salieron quemando llantas, sin embargo, terminaron por abandonar el taxi cerca del lugar del ataque.

El taxista logró caminar hasta un hotel y ahí pidió ayuda ser llevado al hospital Max Peralta de Cartago, donde permanece internado.