Adrían Galeano Calvo.26 julio
Chaves fue condenado por dos delitos de tentativa de homicidio. Foto Archivo.
Chaves fue condenado por dos delitos de tentativa de homicidio. Foto Archivo.

Un arrebato de cólera le salió bien caro a un taxista pues tendrá que pasar los próximos 20 años en la cárcel por haber baleado a dos hombres, dejando a uno de ellos en silla de ruedas pues perdió la movilidad de sus piernas.

Se trata de un hombre de apellidos Chaves Montero, de 30 años, a quien le recetaron esta condena por dos delitos de tentativa de homicidio calificado. Las identidades de las víctimas no se dieron a conocer por un tema de seguridad.

La decisión fue tomada por los jueces del Tribunal Penal de Alajuela el pasado lunes; sin embargo, el Ministerio Público dio a conocer la sentencia hasta la tarde de este viernes.

De acuerdo con la acusación presentada por la Fiscalía alajuelense, los hechos ocurrieron la noche del martes 6 de setiembre del 2016 en el barrio El Cacique de Alajuela.

Ese día, los ofendidos llegaron a un night club ubicado en esa localidad, pero tuvieron problemas con la administración del lugar y los guardas no los dejaron entrar.

Molestos por los que había sucedido, los dos hombres se retiraron del lugar, pero en su camino se toparon con Chaves, con quien hubo un intercambio de palabras que en apariencia terminó en una discusión.

El taxista se bajó de su carro, sacó una pistola y empezó a disparar a lo loco contra los dos sujetos, hiriendo a uno en el pecho y al otro en la pierna izquierda.

Las autoridades confirmaron que el hombre que recibió el plomazo en el pecho perdió la movilidad de sus piernas debido a que la bala alcanzó a tocar su médula espinal.

El Ministerio Público informó que Chaves permanecerá en prisión preventiva mientras la sentencia queda en firme y se le asigna un centro penal.