Silvia Coto, Edgar Chinchilla.12 febrero

Un taxista fue detenido este viernes 12 de febrero, por supuestamente haber colaborado con los dos hermanos sospechosos de asesinar al agricultor Víctor Manuel Rodríguez Barrantes de 56 años, en Las Palmitas de Naranjo.

El hombre, de apellido Romero, de 59 años y de nacionalidad colombiana, fue arrestado a las 5:30 de la mañana frente al parque de Zarcero. Según informó el OIJ, el sujeto intentó atropellar a los agentes al notar su presencia, pero estos lograron someterlo y esposarlo.

Los agentes allanaron la vivienda del taxista en El INVU, comunidad que también está en Zarcero.

A Rodríguez lo encontraron asesinado el pasado domingo 7 de febrero. Su cuerpo estaba dentro de una casa que les alquilaba a unos nicaragüenses en Las Palmitas de Naranjo. Una nicaragüense a la que el hombre le dio posada fue la que descubrió el crimen cuando llegó en horas de la madrugada y se dio cuenta de que las dos casas de Rodríguez estaban cerradas con candado por fuera.

Al agricultor lo asfixiaron y le robaron su billetera con ¢600 mil colones, una sierra, una motoguadaña, una olla arrocera y una pantalla, además de un cilindro de gas que los bichos dejaron tirado a medio camino.

Los sospechosos son de apellidos Girón Ampié. El OIJ les siguió la pista y logró determinar que el taxista los trasladó hasta la casa de una hermana de ellos en Boca de Arenal, en Cutris de San Carlos.

Ellos llegaron a Cutris el sábado en la noche y de ahí escaparon hacia Nicaragua el lunes a las 6 de la mañana.

Al taxista lo interrogaron dos días después del crimen y dio su versión a las autoridades judiciales, pero las investigaciones lograron determinar que aparentemente recibió algunas de las pertenencias robadas al agricultor a cambio del viaje, por lo que el OIJ decidió capturarlo este viernes.

Los agentes decomisaron el teléfono celular del taxista.

Doña Lidilia Rodríguez, hermana de don Víctor aseguró este viernes que la familia se enteró de la detención del taxista, gracias a varias amistades que los llamaron para contarles.

“Estamos pidiendo a Dios en nuestras oraciones que también detengan a los otros sospechosos, esto de la muerte de mi hermano ha sido demasiado duro para todos. En la comunidad todos están muy afectados, fue muy cruel lo que hicieron, nosotros creemos que pueden haber más personas involucradas, pero confiamos en que la justicia nos va cumplir”, dijo la hermana.