Adrían Galeano Calvo, Edgar Chinchilla.27 agosto
Loáiciga murió a unos 150 metros de la línea fronteriza. Foto Edgar Chinchilla.
Loáiciga murió a unos 150 metros de la línea fronteriza. Foto Edgar Chinchilla.

Dos soldados del ejército nicaragüense habrían ingresado de forma ilegal a Costa Rica para asesinar a balazos a un pinolero al que venían persiguiendo desde el país vecino.

Así lo aseguraron dos hombres que fueron testigos del hecho ocurrido este lunes a eso de las 11:30 a.m. en Cuatro Esquinas de Pocosol, San Carlos, a unos 150 metros del mojón 5 en la línea fronteriza.

El OIJ identificó al nicaragüense fallecido como Rubén Loáiciga, de 24 años y conocido como “Lora”, quien murió luego de recibir dos plomazos, uno en el hombro izquierdo y otro en el pecho.

Uno de los testigos, quien pidió que su nombre no fuera publicado, contó que había un grupo de seis militares, pero solo dos de ellos cruzaron la frontera para perseguir a Loáiciga.

“Ellos venían de allá (Nicaragua), sobre la trocha, pero llegando a esta casa (en Costa Rica) le dispararon al joven a corta distancia. Aparentemente cuando el muchacho se sintió herido se detuvo como a pedir misericordia, para que no lo mataran, pero ellos le dispararon”, contó.

Se fueron como si nada
En apariencia el fallecido vivía en una casa del lado de Nicaragua, a pocos metros de la frontera. Foto Edgar Chinchilla.
En apariencia el fallecido vivía en una casa del lado de Nicaragua, a pocos metros de la frontera. Foto Edgar Chinchilla.

El otro testigo, quien tampoco dio a conocer su nombre, contó que él estaba en su casa cuando escuchó los plomazos, por lo que salió a ver qué estaba pasando y fue en ese momento cuando supuestamente vio a los soldados.

“Desde la calle (en Costa Rica) le dispararon y luego fueron allá a darle el tiro que lo mató. Nunca dijeron por qué, simplemente lo mataron, se dieron la vuelta y se fueron”, contó el hombre.

Ambos hombres dijeron que había una versión que señalaba que los militares andaban detrás de unos sujetos sospechosos de asaltar una pulpería en Nicaragua y en medio de la búsqueda se toparon con “Lora” y dos hombres.

“Aparentemente él recibe los impactos de bala de un arma de fuego que accionaron funcionarios del ejército nicaragüense”, Wálter Espinoza, director del OIJ.

Según el relato de los testigos, los sujetos se tiraron al suelo por orden de los soldados, pero en apariencia Loáiciga se asustó y salió corriendo, en ese momento inició la persecución. Sin embargo, esta versión no ha sido confirmada.

Esta bala fue encontrada cerca del cuerpo del extranjero. Foto Edgar Chinchilla.
Esta bala fue encontrada cerca del cuerpo del extranjero. Foto Edgar Chinchilla.
¿De dónde salieron los plomazos?

Aunque los dos testigos están muy seguros de lo que vieron, Wálter Espinoza, director del OIJ, explicó que deben investigar el caso más a fondo.

“Nuestro interés es establecer, más allá de toda duda, qué fue lo que ocurrió y con eso me refiero a determinar si los disparos se hicieron desde territorio nicaragüense y si hubo incursión del ejército a territorio costarricense”, detalló.

Lo que prácticamente fue confirmado por Espinoza es que el ataque fue cometido por miembros del ejército de Nicaragua, quienes habrían usado rifles de asalto tipo AK47 para matar a Lora.

A 150 metros de la frontera, del lado costarricense, fue encontrado el cuerpo de Loáiciga.

En la escena del homicidio, los investigadores encontraron una munición de las que utiliza el mencionado rifle.

De momento se está a la espera de que el OIJ elabore un informe de la situación para determinar si los soldados entraron a Costa Rica y que de esta manera la Cancillería se pronuncie sobre el caso.