Alejandra Portuguez Morales.28 noviembre, 2019

El costarricense Lyndon Aguiluz Retana, de 45 años, sobrevivió a los balazos que le pegaron en las nalgas y en la pierna derecha y ahora debe enfrentar un juicio en los Tribunales de Managua por ser sospechoso de tráfico de drogas.

Aguiluz estará cara a cara con los jueces pinoleros junto a otro tico, identificado como Juan Miguel Castro Zúñiga (de 34 años) y los mexicanos Mario Alberto Cárdenas López y Merkicidel Rocha, informó el diario Hoy de Nicaragua.

Aguiluz estuvo hospitalizado hasta este lunes desde que lo agarraron, en la tarde del viernes 18 de octubre —cuando el ejército de Nicaragua descubrió una avioneta cargada de drogas en la comunidad El Colón— entre la finca El Toro y el río Niño, en suelo nicaragüense.

El 18 de octubre del 2019 el ejercito de Nicaragua detuvo a los ticos Juan Miguel Castro Zúñiga y Lyndon Aguiluz Retana sospechosos de narcotráfico. La detención fue en El Colón, entre la finca El Toro y el río Niño, en la frontera norte. Foto: Cortesía Diario Hoy
El 18 de octubre del 2019 el ejercito de Nicaragua detuvo a los ticos Juan Miguel Castro Zúñiga y Lyndon Aguiluz Retana sospechosos de narcotráfico. La detención fue en El Colón, entre la finca El Toro y el río Niño, en la frontera norte. Foto: Cortesía Diario Hoy

Cuando las autoridades llegaron hubo una balacera entre los hombres y los militares, allí resultó herido Aguiluz y murió el mexicano Edgar Rojo.

Los sospechosos permanecen encarcelados mientras se fija una fecha para el inicio del debate. El juez Abelardo Alvir Ramos les mantuvo la prisión preventiva desde que cayeron.

Dos mexicanos y el tico Juan Miguel Castro Zúñiga, de 34 años (al lado derecho) sospechosos de tráfico de drogas en Nicaragua. Foto: Cortesía Diario Hoy para LT
Dos mexicanos y el tico Juan Miguel Castro Zúñiga, de 34 años (al lado derecho) sospechosos de tráfico de drogas en Nicaragua. Foto: Cortesía Diario Hoy para LT

A los sospechosos les decomisaron 411 paquetes de cocaína y en el valijero de una avioneta $113 mil, poco más de ¢65,5 millones.

El ejército se enteró de la presencia de los ticos y de los mexicanos luego de ver que una avioneta volaba a baja altura.