Adrían Galeano Calvo.5 septiembre, 2018
La avioneta cayó dentro del cañón del río Torres. Foto Archivo.
La avioneta cayó dentro del cañón del río Torres. Foto Archivo.

A un año del trágico accidente de una avioneta en Pavas en el cual murieron dos personas y tres más lograron sobrevivir, el dolor aún sigue muy fresco entre los que vencieron la muerte y los familiares que perdieron un ser querido.

El lamentable hecho sucedió el martes 5 de setiembre del 2017 a las 6:30 a. m.. La avioneta matrícula TI-AGM, que había despegado del aeropuerto Tobías Bolaños, se estrelló en el cañón del río Torres.

Ese día perdieron la vida María Elena Umaña y Randall Lindner, mientras que el piloto Cristián Méndez y los pasajeros Esteban Cubero, Alejandro Cardona y Keith Putbrese sobrevivieron.

La Teja conversó con algunos de los sobrevivientes y aunque ya se cumplió un año del fatal accidente, hay heridas que no les permiten hablar del tema abiertamente.

Agradecido
Los cuerpos de rescate tuvieron que sacar a los heridos a través de un residencial cercano. Foto Archivo.
Los cuerpos de rescate tuvieron que sacar a los heridos a través de un residencial cercano. Foto Archivo.

Alejandro Cardona, quien ese día viajaba hacia Guanacaste como parte de un trabajo de bien social que hacía para la ONG (organización no gubernamental) Horizonte Positivo, contó que aún le he es muy difícil tocar el tema, pero destacó que se siente muy agradecido de estar al lado de sus seres queridos.

“Emocionalmente no me siento bien para hablar del asunto. Le doy gracias a Dios de estar con vida y recuperándome en algún grado de las lesiones sufridas”, contó.

El día del accidente Alejandro usó las fuerzas que le quedaban para salir de la aeronave y llegar hasta un lugar seguro, donde fue atendido por los cuerpos de emergencia.

Otro que intentó hablar, pero no lo logró mucho fue Cubero, otro de los milagros.

“Es un día un poco sensible para mi”, dijo el odontólogo Esteban Cubero, quien añadió que aún no se sentía en condiciones para hablar y recordar todo lo que sucedió ese trágico martes.

En esa ocasión Cubero se dirigía hacia Liberia, pues trabaja como ortodoncista y da consultas en esa zona guanacasteca.

Ese día los heridos fueron llevados al hospital México. Foto Archivo.
Ese día los heridos fueron llevados al hospital México. Foto Archivo.
Amigaza inolvidable

El dolor no solo lo sienten los sobreviviente, sino que también los seres queridos de los fallecidos, como por ejemplo doña Patricia Alfaro, quien aún recuerda con mucho cariño a su amiga María Elena.

“Era mi amiga de toda la vida, era una persona muy alegre, superemprendedora, las personas la querían mucho porque era jovial y dispuesta ayudar a todos, ayudaba a los animalitos en la calle, ella no podría ver un animalito abandonado porque le buscaba hogar, era un ser humanos superespecial”, contó.

Alfaro dijo que Nela, como le decían de cariño a su amiga, había viajado a San José para estar junto a su familia porque el 29 de agosto cumplió años y el día de accidente planeaba regresar a Tamarindo, donde trabajaba y vivía.

“Ha sido un proceso muy difícil porque todo el grupo de amigos la recordamos constantemente, para el cumpleaños nos hablamos todos para recordarla, si ha sido muy duro, la familia de ella ha estado muy unida”, añadió.

Hasta el momento las autoridades no han brindado un informe oficial sobre las causas del accidente, sin embargo, se cree que la aeronave iba sobrecargada.