Alejandra Portuguez Morales.3 mayo

Ronald Lezcano Quiel, oficial de tránsito, de 39 años, está viviendo una segunda oportunidad luego de que el conductor de un carro irrespetara una señal de alto en Osa y se lo levantara.

Un TAC y varias placas permitieron que los doctores descartaran que tuviera lesiones graves, sin embargo, le tuvieron que coser varias heridas que sufrió en la cabeza. Además, la pierna derecha no la puede apoyar, por lo que no puede caminar.

“Esta vez me pasó a mí, pero pudo haber atropellado a otra persona y quizás la respuesta no es tan rápida porque esta vez mis compañeros vieron y estuvieron en el accidente, justo hacemos operativos para evitar situaciones como estas. Esta es una segunda oportunidad, porque mis compañeros temieron lo peor al ver cómo quedé”, dijo el uniformado.

El accidente de tránsito ocurrió este domingo 2 de mayo, a las 6:30 p. m. mientras Lezcano trabajaba en un megaoperativo frente a la delegación policial de Osa, en las cercanías del hospital Tomas Casas, en la calle paralela a la Costanera sur.

Así quedó el parabrisas del carro luego de atropellar al tráfico Ronald Lezcano Quiel. Foto: Alfonso Quesada
Así quedó el parabrisas del carro luego de atropellar al tráfico Ronald Lezcano Quiel. Foto: Alfonso Quesada

Lezcano detuvo un carro, que iba hacia la entrada de Cortés, para que una patrulla de Tránsito pudiera salir de donde estaba parqueada.

Sin embargo, un carro que venía atrás no frenó, rayó y se llevó al oficial sobre la tapa uno 10 metros.

El policía quedó inconsciente en la calle, por lo que sus compañeros temieron lo peor.

Ronald Lezcano Quiel tiene cuatro años de ser oficial de tránsito y esta es la primera vez que ve su vida en peligro. Foto: Cortesía Ronald Lezcano
Ronald Lezcano Quiel tiene cuatro años de ser oficial de tránsito y esta es la primera vez que ve su vida en peligro. Foto: Cortesía Ronald Lezcano

El conductor se fugó, pero luego de una persecución lo detuvieron. El carro tenía el parabrisas quebrado y, aparentemente, el chofer estaba tomado, sin embargo, esta información no ha sido confirmada.

A Lezcano primero lo atendió personal médico del hospital Tomas Casas, pero debido a la gravedad de los golpes lo trasladaron al Escalante Pradilla, en Pérez Zeledón.

La madrugada de este lunes le dieron la salida y asegura que lo único que recuerda fue ver un parabrisas y ya luego le estaban quitando la ropa en el hospital.

Ya en el centro médico intentó recordar por qué estaba internado y tampoco le llegó.

Personal médico del hospital Tomas Casas de Osa salió con una camilla para atender al tráfico. Foto: Cortesía para LT
Personal médico del hospital Tomas Casas de Osa salió con una camilla para atender al tráfico. Foto: Cortesía para LT

“Pudo haber sido peor, para lo aparatoso que fue el accidente, porque caí al suelo y no me volví a levantar, pero gracias a Dios ya estoy en recuperación”, concluyó.