Adrían Galeano Calvo.1 marzo, 2018
Los uniformes fueron hechos una tela especial para que el sol no afecte a los oficiales. Foto cortesía Policía de Tránsito.
Los uniformes fueron hechos una tela especial para que el sol no afecte a los oficiales. Foto cortesía Policía de Tránsito.

Los oficiales de la Policía de Tránsito ya no tendrán que preocuparse por los intensos rayos del sol o por la lluvia que tanto los molesta cuando andan bretando en moto, ya que ahora cuentan con un superuniforme que le ayudará a cumplir su labor puras tejas.

Tránsito presentó este jueves, con bombos y platillos, el nuevo uniforme que utilizarán todos los oficiales del país, aunque solo se les hizo entrega de la novedosa vestimenta a las 56 mujeres que forman parte de este cuerpo policial, ya que el resto de uniformes aún no se los han entregado.

Sonia Monge, subdirectora de la Policía de Tránsito, explicó que los uniformes mantendrán los mismos colores, pero el diseño tendrá algunos cambios para darles mayor comodidad a los oficiales durante el desempeño de su labor. Además adelantó que más adelante las oficiales dejaran las corbatas para usar corbatines.

“Se trata de una inversión de aproximadamente ¢21 millones, fue una licitación muy larga, ya que se llevó poco más de un año”, explicó Monge.

Novedoso
Más adelante las mujeres dejaran de usar corbata para empezar a usar un corbatín. Foto cortesía Policía de Tránsito.
Más adelante las mujeres dejaran de usar corbata para empezar a usar un corbatín. Foto cortesía Policía de Tránsito.

Montero explicó que estos uniformes están hecho con telas especiales que les permitirán a los oficiales trabajar de mejor de forma, sin importar si están bajo un intenso sol o un incómodo “pelo de gato”.

“Están hechos con una tela especial que trae una protección para evitar que entren los rayos del sol. Además es antiadherente a la lluvia ligera, por lo que ellos nada más tendrán que sacudirse para mantenerse secos”, añadió.

No más botones

Uno de los cambios que más destacó Monge es que ahora las blusas y camisas cuentan con un zíper en lugar de botones, para evitar que una persona que quiera agredir a un oficial no pueda agarrarlo de los espacios que antes quedaban entre los botones.

La subdirectora dijo que los pantalones también tienen una “pretina túnel”, la cual permite que la ropa pueda estirarse más de lo normal en caso de que el poli sufra un accidente que provoque una inflamación o lesión.

Además, Monge rajó con la calidad del material de los uniformes, pues dijo que les garantizaron que estos aguantan como mínimo 300 lavadas sin desteñir, así que los oficiales siempre se verán como un ajito.