Silvia Coto.12 julio
Las autoridades allanaron cuatro viviendas. Foto: OIJ
Las autoridades allanaron cuatro viviendas. Foto: OIJ

Los sospechosos de secuestrar e intentar matar a un hombre fueron detenidos ayer en Puntarenas, gracias a cuatro allanamientos que realizaron agentes del OIJ y la Fiscalía.

Según informó la Fiscalía, hasta este viernes han detenido a tres hombres, dos de ellos de apellidos Delgado Matarrita y Fernández Mora, quienes son oficiales de la Fuerza Pública.

También cayó otro hombre de apellidos Lagos Campos. A ellos los capturaron en los allanamientos a sus casas, ubicadas en Chomes, El Roble y Barranca.

Los investigadores también cayeron a una casa en Barranca, donde vive una policía de apellidos Arias Mora, quien fue detenida la semana pasada por este mismo caso. El Juzgado Penal de Puntarenas ordenó que la cesaran de sus funciones en la Fuerza Pública, que mantenga domicilio fijo, le impidieron salir del país, tiene que presentarse a firmar cada 15 días y no comunicarse por ningún medio con la víctima y testigos.

Los oficiales, al parecer, estaban en horas de brete cuando ocurrió el secuestro. Foto: OIJ
Los oficiales, al parecer, estaban en horas de brete cuando ocurrió el secuestro. Foto: OIJ

Los hechos investigados ocurrieron el pasado 2 de julio. Según la Fiscalía, los tres policías, quienes andaban uniformados y en una patrulla, le pidieron al afectado que se detuviera cuando iba por El Cocal, en el centro de Puntarenas. En ese momento se sospecha que llegaron dos hombres más con sus rostros cubiertos y uno de ellos le disparó al afectado en una pierna.

Los encapuchados se llevaron al afectado en su carro hasta Zagala Vieja de Miramar de Puntarenas, donde lo amordazaron y lo golpearon.

“Incluso, los sospechosos habrían utilizado un objeto cortante para herir a la víctima”, informó el Ministerio Público.

El carro del afectado fue quemado. Foto: Andrés Garita
El carro del afectado fue quemado. Foto: Andrés Garita

Los sospechosos, al parecer, amenazaron muchas veces al hombre de 38 años para que revelara sus datos bancarios o de lo contrario iban a atentar contra sus familiares.

Entonces Lagos habría tratado de matar a la víctima con una herramienta y, además, le quemaron el carro; sin embargo, en un descuido el hombre logró escapar y pedir ayudar en una casa ubicada a 500 metros de donde lo tenían.

“Es una banda de asaltantes sumamente violenta, que recurre a torturas físicas y psicológicas para obtener los bienes de la víctima. Recurren a oficiales de la Fuerza Pública para realizar un retén de carretera y en ese momento aprovechan para atacar a las víctimas, a quienes llevan a lugares despoblados”, dijo Luis Diego Hernández Araya, fiscal adjunto de Puntarenas.

Según la Fiscalía, el secuestro fue para robarle el dinero a la víctima. Foto: OIJ
Según la Fiscalía, el secuestro fue para robarle el dinero a la víctima. Foto: OIJ

El fiscal aseguró que tendrán cero tolerancia con funcionarios públicos involucrados en delitos.