Adrían Galeano Calvo, AFP.25 marzo
El supuesto sicario y su intermediario fueron detenidos en una cafetería en Marbella, Málaga. Foto tomada del Diario Sur de España.
El supuesto sicario y su intermediario fueron detenidos en una cafetería en Marbella, Málaga. Foto tomada del Diario Sur de España.

La criminalidad tiene un brazo muy largo.

Eso explica que desde Costa Rica, una persona cuya identidad es aún un misterio, ofreciera pagarle 15 mil euros (más de ¢10 millones) a un supuesto sicario cubano para que asesinara a un tico que estaba viviendo en Marbella, España.

Para suerte del costarricense, la Policía Nacional de España se enteró del plan cuando estaba en desarrollo y logró adelantársele al grupo y agarraron al supuesto gatillero, a quien detuvieron junto a otro hombre y a dos mujeres que, en apariencia, fueron quienes contrataron al cubano.

Estos hechos ocurrieron en diciembre del año pasado, pero las autoridades españolas los dieron a conocer este miércoles 24 de marzo. No habían revelado detalles para no echar a perder la investigación.

En cuanto a los detenidos, la Policía Nacional no reveló sus identidades, únicamente informó que se trata de una pareja sentimental formada por un español de 29 años y una colombiana de 31; otra colombiana de 25 años y el cubano, de 27.

Muerte por deuda

La investigación por este caso se inició después de que las autoridades españolas recibieron información confidencial sobre un plan en marcha para asesinar al costarricense, que estaba viviendo en la ciudad de Marbella, que es un destino turístico muy famoso.

Según las autoridades españolas, el encargo para el homicidio se originó en que el ciudadano tico, en apariencia, tenía una deuda bastante grande con una persona en Costa Rica.

Desde Costa Rica, el autor intelectual del macabro plan contactó a la pareja sentimental, que vivía en Marbella, para que se encargara de buscar a un sicario que llevara a cabo el homicidio.

La ciudad de Marbella en Málaga, España, iba a ser el escenario del homicidio. Foto tomada del Facebook del Ayuntamiento de Marbella.
La ciudad de Marbella en Málaga, España, iba a ser el escenario del homicidio. Foto tomada del Facebook del Ayuntamiento de Marbella.

La pareja tomó muy en serio el encargo y buscó a la colombiana de 25 años para que le ayudara y habría sido ella quien recomendó al cubano, que vivía en la provincia de Badajoz.

La Policía Española descubrió que el supuesto sicario y el español de 29 años se reunieron en un local de Marbella y en ese encuentro el caribeño recibió 700 euros (más de ¢500 mil) por concepto de “gastos de viajes”.

Bien identificado

Los sospechosos habían hecho un trabajo de inteligencia para saber cuanto pudieran de la víctima. Las autoridades de España confirmaron que averiguaron dónde vivía, su número de teléfono y ya le conocían la rutina diaria.

Según la investigación, los ahora detenidos planeaban guiar al tico hasta una mortal trampa con un cuentazo. Le iban a decir que necesitaban reunirse con él para abonarle plata a la deuda de un negocio. Las autoridades no detallaron qué clase de negocio es.

Al ver que el plan estaba en una etapa muy avanzada, la Policía Nacional de España tomó la decisión de intervenir e hizo un operativo para detener al español y al cubano cuando estos se reunieron de nuevo en una cafetería para afinar los últimos detalles del ataque.

Al cubano le decomisaron una pistola de aire comprimido, un carro y plata en efectivo.

La pareja del español fue detenida en un hotel de Marbella y la colombiana que recomendó al supuesto sicario fue capturada en su casa, en Badajoz.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Marbella envió a los dos hombres a prisión provisional; las mujeres quedaron en libertad pero siguen apegadas al proceso.

La Teja le consultó al OIJ si participó en este caso o si recibió alguna solicitud de coordinación desde España para capturar al autor intelectual del plan, pero desde la institución respondieron que no tenían datos.