Por: Rocío Sandí.   28 mayo

Jonathan Zúñiga Arguedas, de 25 años, uno de los tres policías de Fronteras que murieron en Pocosol de San Carlos le había pedido el sábado 18 a su novia que se casara con él.

Aunque aún no habían definido la fecha de la boda, los dos estaban muy ilusionados de saber que iban a unir sus vidas para siempre.

A Jonathan Zúñiga le encantaba llevar a su familia a pasear a la playa. Foto: Cortesía de Dafne González.

Dafne González, de 23 años, contó entre lágrimas que ella y Josua –como le decían de cariño al oficial– tenían dos años de ser novios y como año y ocho meses de vivir juntos.

“Yo tengo un hijo de tres años y aunque tiene al papá presente en su vida, a Josua lo veía como a un segundo papá. El sábado 18 de mayo, mientras estábamos en la fiesta de cumpleaños de mi chiquito, él (el policía) me preguntó si me quería casar con él y yo le dije que claro, que sí porque lo amaba”, contó.

“En estos días mi hijo a cada rato me ha preguntado que dónde está papá Josua porque lo extraña mucho. Es muy duro para nosotros saber que ya nunca más lo volveremos a ver”, agregó.

Dafne González, novia de Jonathan: “Nunca me despedí de él, lo último que supe era que iba de camino para Crucitas”.
El último mensaje

Dafne dice que ella estuvo hablando por mensajes de Whastapp con Jonathan el sábado poco antes de que ocurriera la tragedia y que en ningún momento le dio señas de que estuviera pasando algo malo.

“Él me contó que tuvo que ir con dos compañeros a los tribunales y ya como a las siete de la noche iban de regreso para la delegación. A las nueve de la noche estuvimos mensajeando y a las 10:51 me mandó el último mensaje, que decía: ‘Te amo, mi amor, sueña lindo’”.

Este es el último mensaje que el envió Jonathan a la novia. Foto: Cortesía de Dafne González.

Luego de eso Dafne se quedó dormida y el domingo a las 3 de la mañana un hermano la despertó para contarle que Jonathan y dos compañeros habían muerto.

Los otros dos fallecidos son Santiago Méndez Tenorio, de 34 años y Vianey Vásquez Molina, de 30. Los tres aparecieron con un balazo en la cabeza en el camino que lleva hacia El Concho, en Pocosol de San Carlos.

Al principio las autoridades creyeron que habían muerto debido a un accidente de tránsito, ya que la patrulla en la que viajaban apareció volcada el domingo a eso de la 1:20 a. m. Pero cuando revisaron a las víctimas vieron que había balazos de por medio.

La hipótesis más fuerte que maneja el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) es que uno de los uniformados habría baleado en la cabeza a los dos compañeros y luego se disparó.

La novia de Jonathan no entiende qué puso haber pasado para que los oficiales murieran de esa manera.

“Él en ningún momento me dijo que tuviera algún problema con compañeros y los policías que me han escrito para darme el pésame me dicen que ellos no pueden creer lo que pasó. Es incomprensible”, dijo.

Los policías Jonahtan Zúñiga Arguedas, de 25 años; Santiago Méndez Tenorio, de 34 y Viarney Vásquez Molina, de 30, murieron de un balazo cada uno. Foto: Édgar Chinchilla / Archivo.

Ahora a la joven no le queda más que aferrarse a los recuerdos bonitos que tiene de Jonathan y seguir para adelante.

“Nos gustaba mucho ir a la playa, a las piscinas. Josua decía que le encantaba su trabajo porque le daba la oportunidad de trabajar seis días en lo que le gustaba y luego pasar seis días seguidos con la familia".

Dafne lo había conocido por medio de Facebook y que desde la primera vez que habló con él se sintió atraída por su personalidad alegre.

“Era muy servicial con todos, se esforzaba en cada cosa que hacía y los que más me gustaba de él era el amor que le daba a mi hijo. Nosotros empezamos la relación cuando mi hijo estaba muy pequeño y siempre lo vio como a su propio hijo, lo ayudó a dar sus primeros pasos y era muy cariñoso con él”, recordó llorando.

Quería entrar al OIJ

La novia del oficial contó él quería tener un mejor trabajito y por eso hace poco había metido los papeles en el OIJ, ya que quería seguir siendo policía.

“A él le encantaba ser oficial, por eso quería buscar un trabajo mejor, pero siempre con la ley. A mí también me gusta mucho todo eso, estoy sacando el noveno y apenas lo haga voy a meter los papeles al ministerio de Seguridad porque yo también quiero ser policía; me gustaría que desde donde él está ahora me vea cumplir mis sueños y se sienta orgulloso de mí”, aseguró.

Dafne dijo que tienen planeado velar el cuerpo de Jonathan en La Capri de Desamparados y que luego lo llevarán a San Isidro de León Cortés, su pueblo natal, donde será sepultado.

Jonathan nació en San Isidro de León Cortés y entró a la policía el 16 de octubre del 2012; Santiago nació en Liberia y era oficial del MSP desde el 1 de diciembre del 2008, mientras que Vianey era de La Tigra de San Carlos, él entró al cuerpo policial el 1 de agosto del 2012.