Rocío Sandí.12 septiembre, 2018
Los oficiales detuvieron a los 17 vándalos mientras estaban dentro del Maxi Palí. Foto: Cortesía de Rubén Acón.
Los oficiales detuvieron a los 17 vándalos mientras estaban dentro del Maxi Palí. Foto: Cortesía de Rubén Acón.

Decenas de vándalos y delincuentes aprovecharon la huelga nacional contra la aprobación del plan fiscal para saquear supermercados y armar alboroto en el centro de Limón.

Solo entre la noche del martes y la madrugada del miércoles la Fuerza Pública recibió 100 reportes de incidentes entre saqueos y quemas de llantas u otros materiales en la calle.

El caso más serio se dio en al Maxi Palí del lugar conocido como la Coca Cola, en el cantón central de Limón. Allí los maleantes abrieron las cortinas del local a patadas y golpes y se metieron a robar.

Según informó Michael Soto, ministro de Seguridad, la policía llegó cuando los bichos aún estaban adentro.

“Ingresaron a causar daños y robos y por la rápida acción de los oficiales se logró detener a las personas y se les decomisó las cosas que se iban a robar”, informó el ministro.

Soto dijo todos los sospechosos fueron entregados a la Fiscalía.

Los alboroteros corrían cerca de la antigua Coca Cola haciendo loco. Foto: Cortesía de Rubén Acón.
Los alboroteros corrían cerca de la antigua Coca Cola haciendo loco. Foto: Cortesía de Rubén Acón.

Por su parte Daniel Calderón, director de la Fuerza Pública, dijo que las personas que cometieron los delitos no tienen nada que ver con la huelga.

La cadena de supermercados Walmart, dueña del Maxi Palí, envió un comunicado de prensa en el que pidió a los cuerpos policiales más apoyo.

“Condenamos la violencia con la cual un grupo de delincuentes atacó nuestra tienda así como otros comercios de la zona. Lamentamos, igualmente, el escaso apoyo policial que recibimos durante las cuatro horas en que la turba se preparó al frente de nuestra tienda para saquearla”, expresó Mariela Pacheco, subgerente de Asuntos Corporativos de la empresa.

Pacheco dijo que la tienda se mantendrá cerrada mientras hacen las reparaciones necesarias y reabastecen el local.

La Policía dijo que se detuvo a 17 personas, seis de las cuales tienen antecedentes. A ellos los identificaron con los apellidos Ramírez, quien ha sido detenido en el pasado por portación ilegal de arma y tenencia de droga; Duarte, con pasadas por tenencia de droga y asalto; Rodríguez, Pérez y Soto, los tres con antecedentes por tenencia de droga y una mujer de apellido Chavarría con pasadas por tenencia de drogas y hurto.

Los otros arrestados son apellidados Rivera, Jiménez, Duarte, García, Avendaño, Flores, Mena, Martínez, Pérez y dos menores de edad de 16 y 17 años sin antecedentes.

Delincuentes prendieron barricadas y trataron de saquear súper

Los maleantes también causaron daños en una ferretería y otro comercio localizado cerca del Maxi Palí.

“Durante toda la noche y la madrugada, los policías estuvieron levantando bloqueos de llantas y otros materiales que gente ponía en la calle y encendía. Los lugares donde más se dieron estos incidentes fueron Limón 2000 y Cieneguita”, detalló Calderón.

En algunos de los casos poco después de que los uniformados quitaban los bloqueos y se iban a atender otras emergencias, los maleantes volvían a poner basura en el mismo lugar, por lo que los vecinos volvían a reportar la situación a las autoridades.

Llegaron los refuerzos

Para evitar que este tipo de acciones se repita el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) envió a Limón un grupo de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y además mantiene comunicación constante con la Policía de Tránsito y otros cuerpos para actuar en caso de que la situación se vuelva a poner espesa.

El director de la Fuerza Pública dijo que por motivos de seguridad no especificaría cuantos oficiales llegaron a reforzar Limón, pero si dejó claro que mantienen vigilancia en la zona y si es necesario enviar más policías lo harán, ya que no permitirán nuevos desórdenes.

El Maxi Palí quedó todo desordenado y sucio por el alboroto de los maleantes. Foto: Cortesía de Rubén Acón.
El Maxi Palí quedó todo desordenado y sucio por el alboroto de los maleantes. Foto: Cortesía de Rubén Acón.

Calderón hizo también un llamado a la calma y la prudencia en cuanto al reenviar audios, videos y mensajes por las redes sociales, ya que mucha gente se ha encargado de difundir amenazas sobre ataques que se llevarían a cabo en las próximas horas, con el fin de infundir miedo en la población.

Katherine Moreira, dueña del restaurante Caribbean Kalisi, comentó que ella decidió abrir su local pese a las situaciones que se dieron el lunes en la noche.

“Desgraciadamente ya uno sabe que cuando hay huelgas algunos delincuentes de Limón aprovechan para hacer daños, por lo general eso pasa cerca de la Coca Cola, que es donde está el Maxi Palí.

Por su parte Rubén Acón, presidente de la Cámara de Comercio de Limón, espera que la llegada de refuerzos policiales evite nuevos ataques.

Este miércoles a las 5 de la tarde la mayoría de comercios del centro de la provincia caribeña ya estaban cerrados.

Los maleantes se aprovecharon de la huelga contra el plan fiscal y armaron alborotos en Limón. Foto: Graciela Solís.
Los maleantes se aprovecharon de la huelga contra el plan fiscal y armaron alborotos en Limón. Foto: Graciela Solís.