Silvia Coto.13 junio, 2020
Los sospechosos fueron sorprendidos por la Policía cuando iban entrando a una casa. Foto: Zona Alta Medios
Los sospechosos fueron sorprendidos por la Policía cuando iban entrando a una casa. Foto: Zona Alta Medios

Doña Emilia Berrocal está indignada, ella era cliente de don José Marconi Carranza Azofeifa, de 70 años, el comerciante que fue asesinado de cuatro balazos durante un asalto a su pulpería La Fuente, en Abangares, Guanacaste.

“Era un adulto mayor, no tenían que matarlo, estaba indefenso, son unos desgraciados por hacer un daño así, se hubieran llevado el dinero, pero no actuar así, estamos muy indignados en la comunidad”, dijo doña Emilia.

Don José Marconi se encontraba en su negocito en San Rafael de Abagares la tarde del viernes 12 de junio, cuando tres hombres llegaron abordo de dos motos, entraron al local con cascos y armados.

Según el OIJ, los sospechosos dispararon contra el señor en cuatro ocasiones, se llevaron todo el dinero que encontraron, las autoridades no detallaron el monto, y se dieron a la fuga.

Los balazos alertaron a los vecinos, quienes pidieron ayuda a las autoridades, la Cruz Roja trasladó a don José al Hospital Monseñor Sanabria en condición crítica, falleció a las 7 de la noche del viernes en ese centro médico. Él recibió heridas en la cara, la cabeza, el costado derecho del cuerpo y el abdomen.

La Policía montó un operativo por toda la zona y lograron a pescar a los sospechosos cuando iban entrando a una casa en Cabeceras de Tilarán.

El OIJ indicó que los agentes solicitaron el allanamiento a la vivienda y fue hasta las 6 de la mañana de este sábado que un juez dio la orden.

En la propiedad encontraron dos motos que serían las usadas en el asalto, marihuana, dinero, un arma nueve milímetros y un arma de gas.

Los sospechosos por el asalto y muerte del comerciante son de apellidos Sandoval Ramírez, de 21 años; Jarquín Zelaya de 25 y Mora Rodríguez de 28.

“Él tenía ese negocio hace mucho y lo atendía solito, sentimos tranquilidad de que agarraran a los sospechosos porque no queremos que hagan más daño y confiamos que se haga justicia porque este señor ya estaba viejito y pasaba su vida tranquilo en ese negocio, es muy doloroso, yo lo vi antier que fui a comprar una leche”, dijo Berrocal.