Adrían Galeano Calvo.2 noviembre, 2020
En el barrio urge seguridad y que reparen las calles. Foto cortesía.
En el barrio urge seguridad y que reparen las calles. Foto cortesía.

El regreso de los Chuckies a Paraíso de Cartago tiene atemorizados a varios vecinos, al punto de que uno de ellos está pensando en la opción de vender su casita para no volver a ser víctima de sus maldades.

Don Mario, como llamaremos al señor para proteger su identidad, dijo que esta alternativa vino a su mente luego de que se enteró de que las dos hermanas de 14 y 16 años, quienes fueron acusadas de amenazas y agresiones, quedaron en libertad el pasado viernes tras someterse a un procedimiento abreviado en el que aceptaron los cargos.

Este fin de semana las jovencitas volvieron a merodear el barrio Dulce Nombre de Paraíso en compañía de su hermano de 12 años, quien también forma parte de los Chuckies.

“Para nosotros sería muy triste tener que irnos del barrio donde hemos vivido más de 40 años, porque fuimos una de las primeras familias que llegó acá, mientras que ellos (los Chuckies) son de los últimos que llegaron.

“Pero si esto sigue igual sería vivir de nuevo un infierno, más tomando en cuenta que las autoridades ya se lavaron las manos con ellas”, dijo el señor.

Según don Mario, hasta el momento las hermanas han estado tranquilas, pues saben que deben cumplir con medidas como no molestar ni amenazar a los vecinos.

“No sabemos cuánto va a durar eso porque el más pequeño es el que sigue en las mismas, él se topó a mis nietos y los trató muy mal, mientras que ellas dos de momento andan con pies de plomo”, añadió.

El señor contó que la paz que vivieron durante los tres meses en los cuales las hermanas estuvieron cumpliendo detención provisional ya se esfumó, por eso varios vecinos tomaron la decisión de encerrarse para no tener que hacerle frente a los Chuckies.

“Las autoridades nos quedaron debiendo a todos los vecinos, eso fue como una burla porque todo lo que ellos hicieron les salió muy barato”.