Silvia Coto, Keyna Calderón.9 febrero
Los vecinos quieren que ningún niño sea víctima de violencia. Foto: Keyna Calderón
Los vecinos quieren que ningún niño sea víctima de violencia. Foto: Keyna Calderón

Los vecinos de Pacayas de Alvarado, en Cartago, realizaron este domingo una marcha pacífica para solicitar que se frene la violencia contra niños y adultos.

Ellos también pidieron que se acabe con la impunidad en los tribunales.

La marcha fue organizada por los lugareños después de que los jueces absolvieran a un pastor cartaginés por lo delitos de abuso sexual contra una menor, tras realizarse una la apelación a la sentencia que lo había mandado al tabo. A los vecinos no les cuadró que jueces dejaran al sujeto en libertad y sin medidas cautelares.

Los vecinos salieron a las 11:00 a. m., del parque infantil de la comunidad portando globos, pancartas y camisetas blancas. Ellos fueron custodiados por la Fuerza Pública durante todo el recorrido.

Los lugareños pegaron varios carteles como llamado de consciencia. Foto: Keyna Calderón
Los lugareños pegaron varios carteles como llamado de consciencia. Foto: Keyna Calderón

“Venimos en nombre de mi sobrina y de todos los niños y mujeres que han sido abusados y han tenido que callar su voz por miedo o amenazas o porque la justicia no sirve. Duele mucho ver que en este caso el trabajo de jueces, abogados y fiscales se vino abajo, por eso estamos hoy aquí porque no es justo. Alzamos la voz por los que no pueden”, dijo una mujer de apellido Acuña.

Otro de los participantes a la actividad fue Kevin Guillén, él aseguró que es necesario hacer todo lo posible para que los niños no sufran más.

"No me gustan las injusticias y siempre han habido víctimas del abuso infantil, por lo que hay que alzar la voz cada vez con más fuerza”, dijo Kevin.

Elman Rojas papá de la menor por la cual los vecinos marcharon, aseguró estar muy agradecido por el apoyo que muchas personas de la comunidad les han dado.

Los vecinos recorrieron varias calles de Pacayas. Foto: Keyna Calderón
Los vecinos recorrieron varias calles de Pacayas. Foto: Keyna Calderón

“Entre varios vecinos de Pacayas se organizaron para hacer esta marcha y nos invitaron. Al principio no queríamos, pero nuestra hija pidió que fuéramos para hacer también presión. Es algo muy bonito saber que el pueblo se nos ha unido, que nos apoyan y alzan la voz para que ya no existan más abusos en este país”, dijo Rojas.

Después de la manifestación los carteles fueron pegados en diferentes partes del pueblo.

La niña de este caso aseguró que aunque mañana empiezan las clases no está feliz de volver a las aulas, pues se siente temerosa.