Silvia Coto.26 junio
Don Danilo tenía más de 20 años de vivir en el barrio. Foto: Francisco Barrantes
Don Danilo tenía más de 20 años de vivir en el barrio. Foto: Francisco Barrantes

Los vecinos del barrio de San Martín de Alajuela están muy tristes por el aparente homicidio de don Danilo Arias Martínez, de 80 años, quien fue encontrado la tarde del jueves 25 de junio por su hijastro.

El viejito, que era muy querido en su comunidad, aparentemente fue atacado para robarle una pantalla, una bici y una computadora.

La casa de don Danilo se ubica 100 metros al norte del bar El Pilón, el hombre tuvo durante muchos años una chatarrera por lo que era muy conocido por su amabilidad.

Según informó el OIJ, los agentes no encontraron heridas en el cuerpo del hombre; sin embargo, en la escena hallaron rastros de sangre, por lo que no se descarta que pudo ser golpeado. Los investigadores están a la espera de la autopsia.

Carlos Brewster, hijastro de Danilo, comentó que él llegó a la casa el jueves a ver a su papá y le extrañó mucho ver que el portón estaba sin llave, porque siempre se mantenía cerrado.

“Cuando abrí la puerta vi el cuerpo tirado, estaba descalzo, él padecía del corazón y pensé que le había dado un infarto, entonces llame a la vecina y el yerno vino a ayudarme y me dijo que no tenía pulso, estaba frío, en eso vi que tenía las manos y los pies amarrados y ya fue cuando empecé a pensar mal y percatarme que me le hicieron un daño y llamamos al 911 para que nos mandaran a la ley”, dijo Brewster.

El hijastro asegura que don Danilo había ido a retirar la pensión ese mismo día; sin embargo, de momento se desconoce si le robaron el dinero.

“Le tenía prohibido a él dejar entrar personas a la casa porque yo tenía varias cosas de valor y me daba miedo, de verdad jamás espera uno algo así”, dijo don Carlos, hermano de don Danilo.

Los vecinos comentaron que ellos no escucharon nada extraño, pero sospechan que la persona que hizo el daño es alguien conocido, pues pese a que don Danilo ayudaba a los indigentes con comida, nunca dejaba entrar a extraños.

“Ese señor era un amor de persona con todo el mundo, siempre muy amable y a los chiquillos siempre les regalaba confites, tenía muchos años de vivir en el barrio, todos estamos afectados por lo que le pasó”, dijo una vecina que prefirió no identificarse.

Don Danilo era viudo desde hace casi tres años.