Alejandra Portuguez Morales.1 julio

Un hombre de apellido Guillentine está vivo de milagro luego de que varios vecinos de Guadalupe de Cartago le avisaran a la Fuerza Pública que varias personas armadas lo metieron a la fuerza a un carro.

Los testigos le dijeron a las autoridades que el ataque ocurrió cuando la víctima iba caminando al frente del bar Apetitos, las personas lograron ver la placa y se la dieron a los uniformados.

El seguimiento los llevó hasta las cercanías del cementerio de Quebradilla de Cartago; allí encontraron a Guillentine afuera del vehículo con un balazo en el muslo izquierdo, al parecer este se habría tirado del carro y en seguida vieron las luces de la sirena que se acercaba.

En el sitio solo quedó el chofer del carro, a quien identificaron con los apellidos Rojas Hernández, él quedó detenido.

Rojas es sospechoso del delito de tentativa de homicidio y el Ministerio Público le pidió al juzgado que le impusiera medidas cautelares mientras siguen las investigaciones y dan con los otros sospechosos.

Se dice que el hombre venía de la vela de Gregory Walters, quien fue asesinado el domingo en la madrugada. Fotografía José Cordero
Se dice que el hombre venía de la vela de Gregory Walters, quien fue asesinado el domingo en la madrugada. Fotografía José Cordero

Las autoridades investigan las causas del ataque. La víctima fue llevada al hospital Max Peralta de Cartago, donde dijeron que está estable.

Esta retención ocurrió la noche de este domingo, a unos 400 metros donde estaban velando a Gregory Esteban Walters Villalobos, de 33 años, a quien asesinaron el domingo en la madrugada.

Al parecer el ofendido había estado en la vela y minutos después ocurrió el ataque; sin embargo esta versión no ha sido confirmada por las autoridades.